La Semana Santa es una fiesta en la que los occidentales conmemoran la vida de un hombre que convertía el agua en vino y curaba a enfermos mediante la imposición de manos, es decir, del inventor del reiki. Una fiesta religiosa que en Corea del Norte no celebramos porque no somos muy ‘de votos’ y que el Gobierno social-comunista español ha prohibido por segundo año consecutivo, como ya hizo en el 36. Además, el Ejecutivo ha impuesto un cierre perimetral que impide viajar entre provincias y que ha potenciado la archiconocida creatividad de los españoles para la picaresca: se ha dado el caso de personas que han viajado a Ibiza diciendo ser representantes de Haaland y se han contado por miles los madrileños que tenían cita con el dentista en Conil de la Frontera. El caso es que, aunque en principio no se podía viajar, el viernes de Dolores la M-30 parecía el Canal de Suez.

Y es que el Ever Given ha sido el rey de los memes esta semana. Imagínate ser el capitán del carguero, despistarte un momento mirando el móvil y que cuando te des cuenta hayas bloqueado el 12% del comercio mundial. El equivalente en 2021 al ciudadano chino que le dio antojo de murciélago el año pasado. Con el Ever Given y la no Semana Santa, inicio mi repaso a Twitter de esta semana.

“Una solución por si el Ever Given hubiera quedado encallado”.

En el capítulo de salseos hemos tenido una conversación entre Sánchez Dragó y Los Javis. El escritor ya fue polémica hace unos días por presumir de provocarle a su pareja 20 orgasmos en una sesión de sexo. El castellano es tan rico y tan flexible que tiene una expresión tanto para lo que le ocurre al escritor de 84 años como a lo que presuntamente le pasa a su pareja, ‘estar chocheando’. Una expresión políticamente incorrecta en estos tiempos en los que hasta Dragon Ball ha sido censurada en la televisión autonómica valenciana por sexista, curioso cuando lo más evidente es que fomenta el supremacismo ario: los protagonistas se transforman en rubios para ser más poderosos. Por último traigo un tweet de Alberto Garzón que demuestra que el ministro de Consumo tiene la misma idea que yo (o sea, ninguna) de qué hace exactamente un ministro de Consumo, y al peor concursante de la historia de Ahora Caigo.