navidad

Este es uno de los motivos por el que no deberías comprar un árbol muerto estas navidades

Una página de Facebook de bomberos ingleses ha viralizado un vídeo explicando la velocidad con la que un árbol navideño seco arde dentro de un salón. En 20 segundos las llamas alcanzan toda la sala y el incendio es inabarcable. A los 40 segundos está todo carbonizado. El experimento se compara con otro donde el árbol está vivo y es regado habitualmente. La diferencia de tiempos puede salvar vidas

Árbol seco ardiendo
Árbol seco ardiendo National Fire Protection Association

Un abeto seco arde más rápido que el papel de periódico. En menos de 10 segundos y sin un extintor a mano es imposible controlar el fuego dentro de una habitación de 8 metros cuadrados.

Así lo demuestra un experimento de la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego norteamericana (NFPA) que se ha viralizado estos días en facebook por varias páginas de bomberos. El vídeo tiene unos años pero vuelve a ser imprescindible por estas fechas.

-------------

Según la página de la NFPA entre (2011-2015) más de 200 incendios iniciados en un árbol de Navidad se declararon en los Estados Unidos, con un resultado de 6 muertes, 16 heridos y 15 millones de dólares en pérdidas. Uno de cada 33 incendios acabó con víctimas mortales, cuando lo normal en incendios domésticos es víctimas en uno de cada 143. El motivo: la velocidad de las llamas.

-------------

Por ello inició una en su día campaña para concienciar sobre el peligro de comprar abetos y coníferas podadas y sin raíces, que arden muchísimo más rápido que las vivas, además de ser una práctica muy poco sostenible con el medio ambiente.

Los mayores amigos del fuego de entre los árboles comprados por estas fechas son los "repicados", esto es, los abetos y otras coníferas de hoja perenne talados por algún lugar del tronco, sin cepellón ni raíces y con nula probabilidad de supervivencia tras la temporada navideña. Estos árboles absorben muy poca o nada de agua (algo por capilaridad) cuando se riegan y no mantienen la humedad de tronco, ramas y acículas; convirtiéndose en el combustible perfecto para propagar un fuego.

Cuando compramos un árbol talado la resina del corte tapa los poros e impide que penetre el agua si lo regamos por lo que lo que se secará mucho antes. Algunos viveros recomiendan cortar unos centímetros antes de meter en el tiesto de arena para liberar esa capa de resina y que pueda subir algo de humedad. 

Aún así ese abeto está condenado a muerte. Nada salvará una conífera talada y sin raíces. Lo mejor es comprar un arbusto en maceta y con raíces para asegurarnos que proceden de un vivero especializado en cultivos para temporada e imprescindible si queremos que tenga una oportunidad de ser replantado tras la Navidad. 

En el siguiente vídeo de la NFPA puede observarse, en tiempo real, la diferencia en velocidad de combustión de un abeto vivo y regado (derecha) y uno sin riego ni capilaridad (izquierda). La diferencia puede salvar vidas. 

-------------

El fuego puede iniciarse por unas luces navideñas mal dimensionadas y de mala calidad, un cortocircuito en los empalmes, una sobrecarga en los adornos y enchufes o una bombilla incandescente rota, todo ello aderezado con material decorativo altamente inflamable. 

-------------

Algunos consejos de bomberos e Ingenieros de Montes para evitar accidentes con las decoraciones navideñas:

  • Eliminar el uso de árboles de navidad secos e inflamables. Según sus estadísticas la mayoría de los incendios de navidad se producen en enero, cuando el árbol ya está seco.
  • Los árboles frescos deben ser verdes y con las ramas difíciles de arrancar. Las acículas no deben romperse si el ejemplar ha sido recién cortado. El tronco debe ser pegajoso al tacto. Para identificar los árboles viejos basta observar el rebote de su tronco contra en el suelo. Si caen muchas agujas, el árbol ha sido cortado hace demasiado tiempo y es un peligro en un incendio.
  • Plantar el árbol en un recipiente que siempre contenga agua, procure tener siempre un extintor cerca y nada de radiadores, fuentes de calor o regletas eléctricas saturadas.
  • No ponga el árbol en noviembre, por mucho que le gusten las navidades. Aunque el ejemplar esté vivo es probable que no aguante más de dos semanas con humedad y sea perfecto para alimentar o iniciar un fuego. 4 semanas es el límite.
  • Mucho mejor unas bombillas led para decorar el árbol que las tradicionales incandescentes. Y si se alimentan por batería o baja tensión (!2v) mejor que a la red eléctrica. Las luces incandescentes generan más calor y cualquier cosa que las tape puede aumentar aún más la temperatura. No las deje desatendidas, encendidas por la noche o a la intemperie.
  • Si al final decide poner un árbol artificial de nada sirve si éste no está etiquetado con 'resistencia al fuego'.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba