Las cartas amenazantes recibidas por varios políticos durante la última semana están marcado el final de la campaña electoral madrileña. Desde que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, recibieran hace una semana cartas con balas en su interior, la sucesión de misivas amenazantes ha llegado a dirigentes como Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, o el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

Uno de los políticos más dispuestos a tratar el tema públicamente ha sido Pablo Iglesias, que en las últimas horas ha recibido un segundo mensaje similar al que le llegó hace siete días. El líder de Podemos en las elecciones a la Comunidad de Madrid ha convertido estas amenazas en el mensaje protagonista en su agenda electoral en la recta final de las elecciones madrileñas, algo que contrasta con el discurso que defendía en 2015, cuando Mariano Rajoy, entonces presidente del Gobierno, recibió un puñetazo durante un acto celebrado en vísperas de los comicios generales que se celebraron el 20 de diciembre.

Preguntado por aquel incidente en una entrevista en La Sexta, Iglesias negó que el incidente fuera a empañar la campaña electoral. "No podemos permitir que un incidente como este manche la fiesta de la democracia. Estamos viviendo una campaña electoral histórica, en la que seguramente se recordará como la apertura de un nuevo período para nuestro país", dijo entonces.

"Rollo victimista"

Un discurso que mantuvo en una entrevista con el youtuber Fortfast en abril de 2019, en la que reconocía que a lo largo de su carrera política había recibido diversas amenazas, y ponía en duda los beneficios de hacerlas públicas. "No me gusta hablar de eso, por dos razones. Primero, si hablas de las amenazas que recibes, estás engrandeciendo al que amenaza. Y el que amenaza normalmente es un mierda al que no hay que darle publicidad", aseguraba Iglesias, antes de abundar en la idea.

"Y el rollo victimista de 'ay, me han amenazado', pues mira, ha habido gente que se ha jugado la vida y que lo ha pasado muy mal. Y yo voy con escolta, que es algo que no deseo a nadie, pero yo no tengo derecho a quejarme ni a lloriquear de cuantas amenazas de muerte recibo", reflexionaba.

Estas palabras se han viralizado en redes sociales tras un final de campaña electoral que está marcado por las cartas amenazantes, y han sido reprochadas por otros políticos como Toni Cantó en Twitter, que ha calificado a Iglesias de "personaje".