El hormiguero

En 'El hormiguero' no saben lo que es una licencia Creative Commons

Un ingeniero especialista en robots denuncia en Twitter el incumplimiento de la licencia por parte de El Hormiguero al utilizar uno de sus trabajos como experimento en el programa sin hacer ninguna atribución. La sección de ciencia del programa de Pablo Motos no rectifica y acusa al científico de mentir con sus reproches.

En 'El hormiguero' no saben lo que es una licencia Creative Commons
En 'El hormiguero' no saben lo que es una licencia Creative Commons Github/ Instagram @cienciahormi

Ocurrió este miércoles en el popular programa de Antena 3 presentado por Pablo Motos. En la habitual sección de ciencia uno de sus colaboradores presentó a Kame, un divertido robot impreso en 3d que puede manejarse desde el teléfono y que cualquiera puede construir en su casa si dispone de una impresora 3d.

Podéis ver el vídeo del 'experimento' en la web de El Hormiguero.

La sección empezó presentando el trabajo atribuyendo la labor de construcción a Javier Vargas, uno de los colaboradores del programa: "¿Llevas 4 meses trabajando en el proyecto?", pregunta Pablo. En mitad de la presentación el colaborador hace referencia de pasada al origen del proyecto: "Este es un proyecto de código libre que está ahí en Internet, cualquiera se lo puede bajar", dice Javier Vargas.

Efectivamente, el proyecto original es de Javier Isabel, un ingeniero especialista en robots y drones, campeón de España en la Liga Nacional de Robótica de Competición con robots humanoides. No os perdáis este vídeo.

Javier Isabel licenció en Github los planos y archivos para uso público con las condiciones establecidas por la Licencia Creative Commons CC BY-SA; es decir, cualquiera puede usar el trabajo —incluso con fines comerciales y sin necesidad de pedir permiso— siempre y cuando exista una atribución al autor original de la obra. El único requisito para disfrutar del trabajo ajeno es reconocérselo. Esto permite a los autores de las obras derivadas llegar a la fuente original para consultar, enriquecer y mejorar los proyectos. Es parte del método científico. También impide que nadie pueda registrar o patentar un contenido licenciado.

Acabado el programa el Twitter de El Hormiguero —con 2,37 millones de seguidores— siguió con la atribución única y exclusiva del proyecto a su colaborador, tuiteando el siguiente mensaje:

-------------

Fue entonces cuando el científico, que había colaborado en las consultas que le hizo el equipo de ciencia, saltó y denunció el ninguneo de la licencia original:

-------------

En ese momento no se había producido ninguna atribución pública del programa a Javier Isabel, aunque en privado hubiesen hablado. Fue después del reproche del científico, más o menos a medianoche, cuando en la cuenta de Instagram del equipo de ciencia de El Hormiguero —con apenas 500 seguidores— se agradeció a Javier la 'inspiración' de su proyecto para los logros de la sección.

-------------

Tras el aviso del científico El Hormiguero se empeñó en demostrar en sus redes que no entiende el concepto de la licencia Creative Commons, focalizando su argumentación en que disponían del permiso necesario y sacando la foto de Instagram como prueba del reconocimiento.

-------------

El 'legalista' de El Hormiguero confunde claramente su derecho a utilizar y sacar el proyecto público con la necesidad de darle reconocimiento al autor, que no se produjo hasta el escarnio. Y no solo eso, la licencia Creative Commons obliga a que la atribución al autor se haga en los mismos canales o medios donde se ha utilizado el producto licenciado.

Condiciones de la atribución según la Licencia CC
Condiciones de la atribución según la Licencia CC Creative Commons

No vale con sacar el robot en un programa que ven 3 millones de espectadores y luego, cuando descubres que no has cumplido con una licencia que desconoces, dar las gracias por 'la inspiración' en una cuenta de redes sociales con 500 seguidores.

El programa de ciencia en televisión con más audiencia del país debería dar ejemplo y cumplir con los mecanismos y el rigor que tiene la misma para favorecer el desarrollo y la investigación de los proyectos de código abierto. Porque gracias también al trabajo desinteresado de gente como Javier Isabel programas de divulgación pueden hacer millones de espectadores de audiencia y el investigador darse a conocer. Si se rompe esta cadena de interés recíproco, perdemos todos.

-------------

Todavía hay tiempo para la rectificación.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba