De siete meses, Pilar espera que la prensa le "dé ideas" para el futuro nombre de su segundo hijo. Difícil es la elección cuando el primero ya se llama Sergio, como el papá, y ella descarta "la idea de que se llame Alberto, como mi hermano". "No quiero decir ningún nombre concreto no vaya a ser que luego elijamos otro. La verdad es que tenemos bastantes en mente", añade.

Enfundada en un ceñido vestido negro, Pilar se siente orgullosa de lucir su tripita, aunque por otro lado, argumenta que "tampoco puedo ponerme mucha más ropa. Ahora prima la comodidad".

"Vamos a intentar que el hermano mayor no tenga celos, creo que la clave será seguir dándole casi más mimos que al recién nacido", nos ha reconocido Pilar augurando las posibles riñas entre los futuros hermanitos.

Y es que ella sabe muy bien de qué va este asunto, porque se lleva seis años con su hermano mayor, Alberto, y entiende que "a nadie le guste que le quiten el trono". Sin embargo, "como en el caso de mis hijos van a llevarse muy poco tiempo (menos de dos años de diferencia), no creo que haya tanto problema", nos comenta.

Dos hijos y dos varones, ¿existirá la posibilidad de que Sergio Ramos y Pilar Rubio busquen a la niña de la casa? "Yo quería que este segundo fuera un chico, pero si tengo más hijos, me gustaría que la siguiente fuera una niña". 

No obstante, la presentadora no está del todo convencida de que eso vaya a ser posible. "Este segundo embarazo se me ha hecho más pesado que el primero porque me ha pillado este verano tan caluroso, así que a ver cómo me recupero de este embarazo antes de plantearme tener más hijos", concluye.