A una increíble elevación, en el idílico Valle de Murren (Suiza), el parepentista Greg Overton ha sufrido un brutal accidente, raras veces visto en este majestuoso paraje montañoso. El contratiempo tuvo lugar cuando Greg, haciendo gala de sus habilidades en este deporte, volaba a 500 metros de altura surcando los cielos suizos, cuando una corriente de aire le sorprendió y le hizo perder el control.

Durante unos largos 45 segundos Greg trató de retomar el vuelo con la intención de buscar un punto de equilibrio y aguantar con temple el traumático desenlace que le esperaba. Esta conducta no impidió que acabase chocando contra la roca de una montaña.

Tras el impacto, Overton consiguió realizar una serie de maniobras, volver a estabilizarse en el aire y aterrizar. Una vez llegó a tierra firme con severas lesiones en su cuerpo y el casco totalmente destrozado, el accidentado intentó dirigirse al hospital por su propio pie, sin ningún signo de dolencia física. 

Parte médico

En su paso por el hospital Greg fue dado de alto a las pocas horas. El diagnostico fue una fractura en una vértebra y desgarros en la rodilla los codos y la barbilla. Afortunadamente, todo se quedó en un gran susto.