Tuitopía

Es mejor eso que morirse

Segunda entrega de Tuitopía, una recopilación de los mejores tuits de una semana en la que Trump ha sido nominado al Nobel de la Paz y la Fiscalía ha estado investigando las señales de tráfico por machistas

Es mejor eso que morirse
Es mejor eso que morirse Twitter

Segunda entrega de Tuitopía, el resumen semanal de Vozpópuli, en una semana en la que Trump ha sido nominado al Nobel de la Paz y la Fiscalía ha estado investigando las señales de tráfico por machistas, lo que viene siendo una semana normal de 2020. La buena noticia es que estamos dejando de ver chistes sobre la vuelta al cole y la novia de Enrique Ponce; la mala es que la gente parece un poco tensa. El mismo Djokovic ha sido expulsado del US Open por pegarle un pelotazo a una jueza, que además no era la misma que estaba investigando el heteropatriarcado en las señales de tráfico.

El motivo de estos nervios generalizados está claro: el parón en los ensayos de la vacuna de Oxford y el miedo que nos genera, por remota que sea, la posibilidad de que nos enchufen la vacuna del Kremlin. Que no tenemos nada en contra del polonio, pero nos gustaría barajar otras opciones. Menos mal que en mitad de la nada apareció esta niña para mandarnos un mensaje de tranquilidad que le ha convertido en la estrella indiscutible de la semana. Un mensaje de aliento al nivel del de Churchill a sus tropas en 1940.

El cole todavía no ha vuelto, pero la tele sí. Ana Rosa estrena temporada con un alisado japonés de cabello y rostro, y Pablo Motos sigue recordando al mejor Frank Sinatra, no puede evitar pisar un charco. El presentador de El Hormiguero ha sido protagonista de una polémica tras preguntarle a Luna Fulgencio, una niña de 9 años, por novios y amores platónicos. No sé si lo peor es eso o que siga considerando a Antonio Banderas, un señor de 60 años, el sex symbol patrio.

Las políticas identitarias continúan su avance imparable hacia una sociedad perfecta. Los Oscars han anunciado unos requisitos de diversidad racial y de género que deben cumplir las películas para ser nominadas, pero el premio de la semana se lo lleva Som Barbàrie, un colectivo de mujeres que han decidido dejarse barba tras descubrir que eran la sociedad y los estereotipos de belleza femeninos los que las hacían afeitarse. Y llevan razón, son los códigos sociales los que hacen que las mujeres se depilen.

También los que nos hacen vestir vaqueros en lugar de túnicas, grabarnos en vídeo para explicar por qué fundamos un colectivo y los que crean la necesidad en los tronistas de gimnasio de ir perfectamente depilados a pesar de ser varones. A mí no deja de resultarme enternecedor que alguien tarde 30 años en descubrir cómo funcionan la cultura y la sociedad.

Y bueno, el resto de la semana en la red ha sido lo de siempre: veganos dejando ofrendas a la los solomillos en una carnicería, una foto de Charles Bukowski en la que parece Paco Martínez Soria y Cesc cantando La Oreja de Van Gogh con Samanta Villar en el coche. Y esto ha sido Tuitopía, no será la mejor sección del mundo, pero es mejor esto que morirse.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba