La última campaña de Burguer King es un ejemplo de publicidad ventajista-oportunista. Demasiado inteligente para unos, polémica para otros. Suficientes elementos para convertirla en viral en un panorama de competencia máxima donde innovar ya se ha convertido en misión casi imposible cuando no te sobra el talento.

La campaña simula una oferta de trabajo para repartidor que exige unos requisitos muy por encima del puesto de trabajo que se ofrece: conocimientos de literatura, habilidades de canto, estudios superiores, tres años de carné,... nada que sea imprescindible para repartir comida basura a domicilio, por muy equilibrada que esta sea. 

-------------

El anuncio deja poco lugar a las dudas. Un 'disclaimer' ya avanza que la oferta no es real, que pertenece a una campaña promocional para algún puesto especial. Pero da igual, la gente no lee más allá de los asteriscos. Los creativos lo saben y lo aprovechan. Indignar al personal para luego contar el detalle que ahora no explican bien. Todo corresponde a otra promoción denominada "Play for the Whopper", una campaña que la marca todavía no ha desarrollado en España y que será muy probablemente algo parecido a lo que se hizo en el Reino Unido. Mientras lo intentamos descifrar la publicidad sube como la espuma gracias a los indignados que no leen la letra pequeña. ¿Merece la pena?

https://twitter.com/ranadictadora/status/940269416104722432?ref_src=twsrc%5Etfw

-------------

-------------

Y es que, ante la indignación de usuarios en Facebook, la marca no ha dado ninguna explicación, simplemente se ha limitado a seguir el juego con comentarios que fomentan la ambigüedad del mensaje y que no dejan en buen lugar a los que no entienden la ironía de la oferta. Esos que muy probablemente sean los que más se atiborren luego de carne procesada. No parece una forma muy elegante de tratar a tus clientes.

comentario

comentario

Muchos medios han recogido el testigo para hacer suyo el viral y entrar en el juego de la multinacional. Yo muevo tu viral falso, ayudo a sembrar las dudas y me llevo parte del beneficio social que genera el debate. Todos contentos. Publicidad exitosa.

El anuncio en los medios

Pero el creativo ha creado la campaña sabe perfectamente que la gasolina que la va a mover la ponen los que no la han entendido. No parece muy honrado. Miles de usuarios en redes sociales se han indignado por la banalización del mensaje. Jugar a contar bromas está bien cuando no lo haces a costa de la precariedad laboral y de la competencia laboral. Aunque sea para luego ofrecer un puesto de trabajo infinitamente mejor.

Y es que la campaña no parece muy honesta por muy exitosa que sea. Utilizar la torpeza de los lectores para construir un viral es tirar piedras a tus potenciales clientes. Por no hablar de lo deontológicamente correcto.

https://twitter.com/anagbarea/status/940202651446382594?ref_src=twsrc%5Etfw

-------------

El creativo que la ha diseñado sabe perfectamente cómo funcionan las redes. La indignación es el mejor acelerante para mover una idea. Cueste lo que cueste.

Desde Mémesis nos hemos intentado poner en contacto con la marca para solicitar información de la campaña y solicitar explicaciones, barruntamos que estás se harán unilateralmente cuando el viral se apague.

Es parte del juego.