La arañas pueden tener hasta 4 pares de ojos. Bueno, en realidad son ocelos o fotoreceptores que les ayudan a captar la luz y las sombras. En los pares de ocelos frontales la retina tiene una capa iridescente que se llama Tapetum, muy común en otros animales. Esta membrana refleja la luz para que rebote y llegue a la retina en mayor cantidad y así aprovechar al máximo los fotones. Esto convierte a las arañas (sobre todo a las lobo) en estupendas cazadoras nocturnas. 

Esta característica de sus ojos es la que nos permite localizarlas cuando las iluminamos con una linterna. Pero ojo, no vale llevar la linterna en cualquier sitio. Para localizar las arañas el rayo de iluminación y la mirada del receptor tienen que ser lo más paralelos posible. Por eso un smartphone es ideal.

El youtuber UsefulWidget lo cuenta muy bien en un par de vídeos:

-------------

El flash y la cámara de nuestros móviles están casi en el mismo punto, por eso si grabamos un vídeo con el flash encendido rebotarán en (casi) ángulo cero y aparecerán los destellos en nuestra pantalla del móvil, aunque nosotros no los podamos ver en vivo.

Las arañas no tienen pupila, por eso no funcionará la función de evitar los ojos rojos del móvil. Los destellos del flash para contraer las pupilas y evitar la iridiscencia de la retina solo funciona en vertebrados.

Para poder vivir esta experiencia en primera persona, sin pantallas accesorias, lo mejor es usar una linterna frontal de cabeza que permita mantener este paralelismo.

-------------

Esta técnica la utilizan los biólogos para identificar, contar y censar arañas en un territorio determinado. Es evidente que no vale para arañas minúsculas con ocelos como la punta de un alfiler, el youtuber del vídeo vive en Texas, un territorio plagado de Rabidosa rabida.

También es importante tener en cuenta que  puede haber contaminación cruzada de otros insectos nocturnos con grandes ojos, como las polillas.

¿Te atreves a buscar?

-------------