Mémesis

La historia de esta madre explica por qué debes vacunar siempre a tus hijos

Un madre cuenta en una carta anónima cómo perdió a su bebé por culpa de los antivacunas. 

La historia de esta madre explica por qué debes vacunar siempre a tus hijos
La historia de esta madre explica por qué debes vacunar siempre a tus hijos Stock pixabay

Carta original publicada por Throwaway en reddit el 11 de enero de 2017 con más de 44.000 votos y 3500 comentarios. Traducida por @ilse0101.

"Estoy aquí sola, bebiendo demasiado otra vez y necesito soltar esto.

Hace tres años tuve una niña. Se llamaba Emily y la quería más que a nada en este jodido mundo. Fue un error y estaba empezando a centrarme en la vida cuando me enteré de que iba a tenerla.

Pasé mucho tiempo pensando en si debía tenerla o debía abortar porque no iba a traerla a un buen sitio pero, al final, planifiqué las cosas e hice todo lo imposible para asegurar que podía permitirme tenerla y que no íbamos a vivir en la pobreza.

Hice todo lo que pude por mi bebé incluyendo consultas médicas, medicamentos y un trabajo de mierda en una tienda a los ocho meses de embarazo estando sola. Todo para poder traer algo de felicidad a mi vida.

Ella nació en octubre y era preciosa. Me había equivocado en varias cosas en mi vida pero no iba a fastidiar la de ella si podía evitarlo.

Cuando tenía ocho meses y era demasiado pequeña como para estar vacunada de la Triple Vírica, enfermó. Estuvo enferma un tiempo y yo nunca había visto algo parecido. La llevé al médico e ingresó en el hospital y estaba muy mal. Lloraba y tosía y yo no podía hacer nada. Me sentía la peor madre del mundo.

Después de sacarla del hospital empeoró por algo llamado encefalitis por sarampión. Su cerebro estaba inflamado. Llevaba años sin creer en dios pero creedme, rezaba por ella todos los días.

Murió en el hospital más o menos una semana más tarde. Con su cuerpecito en mis brazos pensaba en saltar de un puente. Me vine abajo en el hospital. Las enfermeras fueron muy compresivas conmigo mientras estaba… Bueno, estoy segura de que monté una buena escena allí.

Más tarde, por medio del maldito Facebook, me enteré de que la vecina que había estado cuidando a mi bebé era anti-vacunas y había subido fotos de su hijo enfermo y varias estupideces sobre que ahora estaba bien.

¿Que estaba bien? ¿Estaba BIEN? Mi hija estaba MUERTA por su decisión. Fui a hablar con ella y admitió que su hijo estaba enfermo cuando ella cuidó a la mía la última vez pero que no pensó mucho en ello. Le grité. Le grité mucho y le dije que el dije que el diablo iba a torturar su alma de beata durante toda la eternidad porque ella me había quitado a mi bebé. Estoy segura de que parecía una loca o quizá lo estaba.

Lloro mientras escribo esto y en mis más oscuros momentos, desearía que su hijo estuviera muerto y eso me hace sentir peor.

Me gustaría decir que estoy mejor pero en realidad no lo estoy. Sigo viva, viviendo día a día, intentando ser la persona que quería ser para mi hija aunque mi pequeña Emily ya no esté aquí. Eso es lo único que me mantiene con vida. No me queda nada más.

Por favor, vacunad a vuestros hijos para que otras madres no tengan que ver morir a sus hijos. No es una decisión que afecte solo a vuestros hijos, estáis poniendo a todo niño que, por cualquier motivo no haya sido vacunado, en GRAN PELIGRO.

Por favor, por favor, por el amor de dios, vacunadlos."

Dos días después de escribir la carta, la madre amplió su texto para contestar los miles de comentarios:

"He pasado mucho tiempo pensando si debía editar la carta, después de sentirme horrorizada, vomitar y llorar al ver como llegaba al 'top'. Todavía no puedo asumir todo esto si no estoy borracha.

Gracias a todos por el apoyo, diciendo que en realidad no muestra cómo me siento, me alegro de que hay gente buena por ahí, y lo siento por todos los que han sufrido una pérdida similar.

A todos los que me dijeron que era una asesina, que fue mi culpa, que era una madre horrible, que lo de que mi hijo pasara tiempo con un niño con sarampión no era la razón por la que pillara el sarampión, que nunca debería haber tenido un bebé porque yo era pobre y que debía suicidarme, solo tengo una cosa que deciros, porque todo lo demás no vale la pena: espero que seáis felices. Espero que viváis una vida larga y feliz con gente que os ame y os cuide y que no sufráis como yo. Espero que os quieran."

-------------

-------------

La inmunidad de grupo o el efecto rebaño es imprescindible para mejorar la eficacia de las vacunas. Aunque un niño o un bebé no enferme por un virus puede ser portador y transmitir perfectamente la enfermedad a otro que esté sano. 

Emily murió porque un niño no vacunado por la irresponsabilidad de sus padres le contagió el sarampión. Nada pudo hacer su madre por evitarlo porque la vacuna triple vírica que le protegería no debe suministrase tan pronto. Los bebés menores de 15 meses solo pueden protegerse por esta inmunidad de grupo.

Para que el efecto rebaño funcione es necesario que el 90% o el 95% de la población esté vacunada y así conseguir una incidencia mínima de portadores del virus o bacteria causante de las enfermedades. En los últimos años, por ejemplo, el número de casos de sarampión ha aumentado un 300% solo en Estados Unidos debido al aumento irracional de los antivacunas que provoca esta pérdida de inmunidad global.

Si el movimiento antivacunas se convierte en una especie de religión basado en la fe, en las creencias o en una libertad personal mal entendida habremos involucionado y perdido años de inmunidad. Las cifras hablan por sí solas. 

La libertad de elección de los antivacunas debe estar siempre por debajo del derecho a la vida de los hijos de padres realmente responsables



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba