Mémesis

Facebook: pezones no, anorexia sí

La política de contenidos y censura de Facebook es ambigua, puritana y no se aplica con la misma intensidad en todos sus puntos. Mientras se siguen censurando esculturas desnudas no es difícil encontrar cientos de grupos y páginas pro-anorexia, violentos, racistas u homófobos.

Los criterios de censura de Facebook
Los criterios de censura de Facebook Memesis /Facebook

Facebook es, con diferencia, la red social de ámbito mundial que más controla los contenidos de sus usuarios. Las críticas acerca de cómo funciona su oscuro algoritmo para seleccionar los contenidos que saldrán en tu biografía son cada vez mayores. O pagas o ellos deciden lo que es tendencia. Esto en la web con mayor tráfico del mundo significa dominar la información para traficar y sacar partido de ella. Las marcas los saben y pasan por caja.

La neutralidad de la red se la cargó Facebook cuando decidió que la importancia de las noticias es proporcional al dinero que tengas para promocionarlas.

La sirenita de Copenhage fue censurada hace poco. Los perfiles pro-anorexia siguen en la Red

El problema de editorializar los contenidos de un medio es que dejas clara tu línea editorial, tus principios y tus valores. Y ahí Facebook tiene importantes lagunas. La aplicación de sus normas comunitarias es deficiente, desequilibrada e incoherente; permitiendo basura y censurando arte.

Así, por ejemplo, la red dice permitir ahora fotos de bebés lactando siempre que no se vea completo el pezón de la madre. Pero sigue censurándolas. Por el contrario los pezones masculinos se permiten, los culos no. Hasta las agencias y ONGs contra el cáncer han tenido que tirar de originalidad para poder publicar sus campañas.

Cuadro censurado hace poco y perfil gótico-anoréxico permitido.

Hace unos días volvía a saltar la liebre. Facebook censuraba una bonita foto de un padre con su hijo enfermo en brazos y en la ducha —por enésima vez— y la noticia se propagó como la pólvora —por enésima vez—. Llueve sobre mojado. En Facebook se han censurado pinturas clásicas, la portada de un libro con el dibujo de un dedo que hablaba de masturbación femenina o, hace poco, la escultura de la Sirenita de Copenhague. —a pesar de que en sus reglas actuales dice literalmente “También permitimos fotografías de pinturas, esculturas y otras obras de arte donde se muestren figuras desnudas.”—.

Portada de libro censurado y perfil gótico que promueve el 'cutting'

No es casual, hay voluntad de que así de incoherente sea.

Pero ¿Las fotos las censura un robot? ¿Podría achacarse la censura a un bot o algoritmo mal programado?

La respuesta es no.

Hace un tiempo el medio Gawker filtró un documento que mostraba la forma que tenía Facebook de filtrar sus contenidos. Un ejército de subcontratados desde el tercer mundo boquean contenidos por 1 dólar la hora. Es el entrenamiento de esta ciberpolicía el que muestra las prioridades de la Red Social.

Otro caso que se hizo viral fue el del artista Olli Waldhauer. Para comprobar la hipocresía de Facebook publicó en su perfil una imagen con una mujer de torso desnudo y un hombre sujetando un cartel con un mensaje racista: "No compres a los turcos". Facebook la censuró por los pezones.

Foto censurada por los pezones, no por el clásico mensaje racista "No compres a los turcos".

Para comprobar el desequilibrio en la aplicación de la norma hemos hecho un sencillo experimento. Buscamos si existe contenido según los diferentes puntos prohibidos por la Web de Zuckerberg y valoramos la dificultad para encontrar cada uno.

Comentario reciente de un perfil pro-anorexia.

Una búsqueda sencilla en Google —el buscador de Facebook es una cloaca infumable y está filtrado por esa misma norma— nos da las primeras pistas. Si buscamos desnudos (excluyendo las aplicaciones externas), no es fácil encontrar una foto con pezones al descubierto o desnudos más o menos explícitos. Es más, es prácticamente imposible hacerlo. El ejército de policías antipezones funciona con precisión inquisitiva.

Mami censurada y grupo racista online

Sin embargo, a la hora de encontrar perfiles pro anorexia y bulimia el resultado es descorazonador. Decenas de fotos, apología gráfica y perfiles que fomentan la autodestrucción aparecen escondidos tras avatares que encuentra la búsqueda de google "Ana y Mia site:facebook.com". Cuando en el decálogo de Facebook se deja meridianamente claro:

“No se permite contenido que fomente o promueva conductas suicidas o cualquier otro tipo de autolesiones, incluidas las automutilaciones y los trastornos alimenticios.”

Y no es solo anorexia. Profundizando un poco más en nuestra búsqueda desde medios externos se pueden encontrar grupos muy activos que fomentan la intolerancia o la homofobia.

No a las mujeres embarazadas y sí a la discriminación

Ejemplos de páginas y perfiles que no se ajustan a la norma de facebook (en el momento de redactar el artículo y guardadas en la caché de archive.is): Anorexia (Ana y mia), anorexia, racista, autolesiones, más anorexia, y otro... 

Facebook, tienes un problema.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba