Vozpópuli, cabecera fundada por Jesús Cacho en 2011, ha consolidado su posición como medio de referencia en información política, económica y financiera con contenidos de calidad e importantes exclusivas, como el ‘Delcygate’, el caso Plus Ultra o los contratos de material sanitario adjudicados a dedo por el Gobierno durante el estado de alarma. Sin embargo, el criterio cuantitativo aplicado por Comscore en la medición de tráfico no refleja la diferenciación cualitativa en un escenario informativo de exceso de contenidos que en ocasiones favorecen la desinformación y en el que los lectores cada vez valoran más la credibilidad de una cabecera y de sus periodistas.

Además, Comscore realiza sus mediciones mensuales basándose en una muestra de entre 30.000 y 50.000 panelistas, de los que apenas un tercio corresponde a dispositivos móviles. El resultado, por tanto, no se ajusta a una realidad en la que el tráfico móvil es desde hace tiempo mayoritario para todas las cabeceras de nuestro país. En el caso de Vozpópuli, el tráfico móvil supera el 80%.

Vozpópuli no es el único medio que muestra su discrepancia con el sistema de medición de Comscore y reclama la puesta en valor de la calidad y fidelidad de la audiencia. El País (Prisa) y ABC (Vocento) anunciaron su salida de este medidor digital en enero y febrero, respectivamente. Y los medios de Unidad Editorial (El Mundo, Expansión y Marca, entre otros) y los de Corporación Voz de Galicia (La Voz de Galicia y La Voz de Asturias) tomaron la misma decisión el pasado mes de abril.

El 1 de enero de 2022 comenzará a funcionar un nuevo sistema de medición. GfK fue la seleccionada en concurso el pasado mes de marzo para sustituir a Comscore en la auditoría de audiencias digitales. La Comisión de Seguimiento para dicho concurso estaba integrada por La Asociación Española de Anunciantes (aea), la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC) y el Interactive Advertising Bureau (IAB Spain).