Muchas serán las derivadas que se analicen en los próximos días sobre el cese de Antonio Fernández Galiano como primer ejecutivo de Unidad Editorial tras una década en su puesto. Sin embargo, uno de los puntos que provocó su distanciamiento con el principal accionista de la compañía que preside (RCS MediaGroup) fue su postura con respecto a Google. Es decir, la multinacional de la que, hoy en día, depende en buena parte la economía de los medios de comunicación de todo el mundo.

El asunto no es menor y, de hecho, los principales editores españoles han desfilado en las últimas semanas por Moncloa para tratar de llegar a una solución salomónica sobre cómo aplicar en la prensa española el 'canon AEDE', que recoge la Ley de la Propiedad Intelectual.

Esta normativa -aprobada en 2014- establece el 'derecho irrenunciable' de las empresas periodísticas a cobrar una tasa en concepto de derecho de autor. Vocento y Unidad Editorial se han posicionado a favor de ese canon, frente a la posición de otros grupos de menor tamaño (Henneo, Diario de Navarra, Joly, Última Hora, La Gaceta de Salamanca, Diario de León, Progreso de Lugo y Segre).

Estos últimos reclaman su derecho a negociar con Google de forma individual para obtener una contraprestación periódica por ceder sus contenidos para el servicio Google News Showcase. Pero el 'canon AEDE' es un impedimento para ello, de ahí que reclamen al Gobierno una modificación de la Ley de la Propiedad Intelectual. En concreto, quieren que elimine el término “irrenunciable”.

Antonio Fernández Galiano y Google

Esta batalla ha generado muchos frentes. Uno de los más significativos es la práctica ruptura de la Asociación de Medios de Información (AMI), es decir, de la entidad que ha ejercido durante los últimos años de patronal de la prensa, que está presidida por Antonio Fernández Galiano.

Otra consecuencia ha tenido lugar en el ámbito interno de Unidad Editorial, pues mientras su presidente defendía el 'canon AEDE' en España, su dueño, Urbano Cairo, rubricaba un acuerdo en Italia con Google para que sus medios de comunicación puedan incluir contenidos en Google News Showcase.

En mitad de esta batalla, y mientras el Ejecutivo acerca postura con los editores, Unidad Editorial celebrará una Junta Extraordinaria de Accionistas en el próximo viernes en la que se confirmará la destitución de Fernández Galiano como el principal ejecutivo en España.

Lo que, en realidad, ha decidido el principal accionista -y así se abordó en un reciente Consejo de Administración- es no renovar su contrato como presidente, que expiraba en estos días. La Asamblea de socios del 7 de mayo decidirá la composición del nuevo órgano de Gobierno del grupo.

Tal y como han explicado a Vozpópuli fuentes del sector, ha sido el propio Fernández Galiano el que ha trasladado en las últimas horas a varias personas de su confianza la información sobre su cese. También eran conscientes de la noticia algunos de sus competidores, que deberán decidir sobre su continuidad al frente de AMI una vez deje su puesto en Unidad Editorial.

En el caso de que Urbano Cairo decida dar un giro de 180 grados a su posición en España con Google, será Vocento la única gran empresa informativa que se mantendrá en su posición favorable al actual articulado de la Ley de la Propiedad Intelectual.

Godó y Pisa han sido mucho menos activas en su defensa. De hecho, la editora de El País acaba de fichar como consejero delegado a Carlos Núñez, que, desde Henneo apostaba por negociar acuerdos individuales con la multinacional norteamericana.