Cristina Cifuentes ha asestado este viernes su primer gran golpe a la cúpula directiva de los Servicios Informativos de Telemadrid, heredada de la 'era Aguirre' y acusada en reiteradas ocasiones por la oposición parlamentaria y los sindicatos de otorgar un trato de favor al Partido Popular. La Dirección de la cadena pública ha anunciado la destitución del máximo responsable de los noticiarios, Agustín de Grado, y de su mano derecha, José Antonio Ovies, bajo cuyo mandato estos programas informativos se han desplomado en audiencia. Al frente de los telediarios autonómicos se situará Alipio Gutiérrez, un veterano de la casa y con un perfil más moderado.

La destitución de estos dos periodistas era un secreto a voces desde hace varios meses, pero Cifuentes ha esperado a que la Asamblea madrileña aprobara la nueva ley que regulará el funcionamiento de esta cadena para ejecutarla, según ha informado Telemadrid a través de un comunicado.

Alipio Gutiérrez es un viejo conocido en la cadena que ha estado vinculado durante varios años a su Área de Informativos. Llegó a la casa en 1989 y, desde 2002 y hasta 2008, dirigió y presentó el noticiario Buenos días, Madrid. Posteriormente, recaló en Televisión Española para presentar el magacín Esta mañana (2008-2009) y, tras desvincularse de la pública, fue contratado por la extinta CNN+ para conducir su programa matinal. Actualmente, preside la Asociación Nacional de Informadores de Salud.

La noticia de su nombramiento se produce tan sólo unas semanas después de que el director general de Telemadrid, Ángel Martín Vizcaíno, decidiera destituir al máximo responsable de Onda Madrid, Alfonso Sánchez, tras la publicación de unas declaraciones previas al ERE en la corporación en las que afirmaba que el "modelo de radio" se la "suda".

"El modelo de radio que tengamos que hacer con el dinero que nos den y las personas que estemos, que esperemos que sean las más, me la suda, como si tengo que cantar yo", afirmó el responsable de la radio pública en las semanas previas a la publicación del ERE que el canal ejecutó en 2012, según hizo público la cadena Ser.