La prensa española tiene algunas singularidades que han acrecentado su crisis durante los últimos años. La más evidente es que, pese a que desarrolla su actividad en un mercado maduro, no ha vivido grandes fusiones empresariales tras el inicio de la caída del papel. Pero también hay una tendencia que ha condicionado el desarrollo de nuevos modelos de negocio: es la obsesión de los editores digitales por la audiencia, lo que ha retrasado la puesta en marcha de 'muros de pago'.

El Mundo inauguró su modelo de suscripción en el otoño de 2019 y posteriormente lo hicieron El País, ABC y La Vanguardia. El único que ha superado la barrera de los 100.000 suscriptores en este tiempo es el periódico generalista de Prisa, tal y como anunció en su último informe trimestral de cuentas.

Pese a que son diversas las cabeceras tradicionales y nativas digitales que cuentan actualmente con contenidos exclusivos para suscriptores, el mercado no está especialmente maduro en España. Mientras el entretenimiento aglutina varios millones de suscriptores en plataformas como Netflix, Amazon Prime Video, HBO, Atresplayer Premium o Mitele, la información no resulta tan atractiva para los consumidores. Al menos, la de pago. Es decir, la que promete ofrecer un valor añadido al lector.

Las comparaciones son odiosas. El diario que cuenta con un mayor número de suscriptores en el mundo es The New York Times, que cuenta con más de 7,5 millones. Por detrás, se encuentra The Washington Post, con 3 millones, The Wall Street Journal, con 2,4; y Game Informer con 2,1.

El siguiente puesto lo ocupa Financial Times, con 1,1 millones, lo que le convierte en la única cabecera de fuera de Estados Unidos con más de un millón de usuarios, según los datos recopilados por Visual Capitalist.

The Athletic (Estados Unidos) dispone de un millón de suscriptores, mientras que el británico The Guardian, con 790.000 y The Economist, también de ese país, 516.000. El grupo chino Caixin cuenta con 510.000.

Suscripciones a la prensa española

El primer medio de comunicación en español, en número de suscriptores, es Clarín, que cuenta con 260.000, al igual que La Nación. Ese dato es casi tres veces superior al de El País, que es de 101.000. Por su parte, El Mundo tenía hace unas semanas 60.000. Y eldiario.es anunció el pasado enero que había rebasado también esa barrera.

En las últimas cuentas de Prisa, correspondientes al período enero-marzo de 2021, se explica que el 32% de los abonados a elpais.com tiene contratada una suscripción anual, mientras que el 27% procede de fuera de España.

Todos ellos le reportaron al diario unos ingresos trimestrales de alrededor de dos millones de euros, lo que compensó la caída del 13,2% de la inversión publicitaria, dentro de un período en que los anunciantes han encogido la mano ante las malas perspectivas del consumo.

Un número de suscriptores similar al de El País tienen cabeceras como la estadounidense Star Tribune (100.000), la también estadounidense Chicago Tribune (100.000), la noruega Dagbladet (100.000), la finlandesa Helsingin Sanomat (100.000) y la francesa Le Figaro (110.000).