Dos problemas considerables han surgido en Radiotelevisión Española desde que José Manuel Pérez Tornero fue nombrado presidente de la corporación. El primero es el anuncio del Gobierno de revisar la tasa que pagan las compañías de telecomunicaciones cada año para mantener la corporación, lo que podría mermar considerablemente los ingresos de esta empresa pública. El segundo es la caída de audiencias de sus canales, que ha hecho que La 1, en lo que va de mes, registre un 7,9% de cuota de pantalla.

Esto requiere soluciones urgentes para enderezar el rumbo de la corporación –señalan fuentes internas-, cuyos canales cada vez son seguidos por un menor porcentaje de la sociedad. Su presidente decidió aplazar el nombramiento de su nuevo equipo hasta mayo, tras la celebración de las elecciones madrileñas. Sin embargo, de momento no se ha celebrado la reunión del Consejo de Administración en la que sus efectivos deberán ser propuestos y ratificados.

Al cierre de esta edición, todavía no se había convocado a los vocales de este órgano.

Lo que esperan los consejeros es que Pérez Tornero presente una reforma del organigrama de la corporación para buscar una mayor efectividad en la gestión del día a día y en la toma de decisiones. En este sentido, la intención sería la de aplicar un modelo similar al de la BBC, con un núcleo duro de no más de seis o siete efectivos, tal y como afirman estos informantes.

El puesto que acaparará todas las miradas de ese cuadro de mando será el del responsable de los informativos. También el más susceptible de generar polémica, toda vez que las batallas pasadas que se han librado en Torrespaña han obligado a posicionarse a una buena parte de los periodistas y no es fácil encontrar 'neutrales' en sus filas.

RTVE y Enric Hernández

Tal y como explicó Vozpópuli el pasado abril, se da por supuesto que Enric Hernández abandonará el puesto, no sólo por los malos resultados de la programación matinal de La 1 –muy alejada de la competencia-, sino también por las fricciones que ha mantenido durante su mandato con algunos de los ‘poderes fácticos’ de Torrespaña.

También ha abandonado el staff Federico Montero, quien ha ejercido de director general corporativo durante los últimos dos años y medio. En este sentido, cabe recordar que este puesto directivo suele proponerlo la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales –máximo accionista de RTVE-, aunque, para esta nueva etapa, se baraja modificar sus funciones para rebajar su importancia en la toma de decisiones de la corporación.

Salvo sorpresa, también dejará su puesto María Escario como directora de Comunicación, así como David Valcarce como director de TVE. A este respecto, algunos medios han publicado que este puesto podría desaparecer en el nuevo organigrama.

Lo que no será sencillo será mantener la concordia en el Consejo de Administración y, de hecho, ya han surgido las primeras polémicas con respecto al nuevo órgano de gobierno de la corporación.

Sin ir más lejos, el Consejo de Informativos de TVE recriminó hace unos días a José Manuel Martín Medem –propuesto por Podemos para el Consejo- que criticara la cobertura que ha realizado TVE de los sucesos acaecidos en Colombia durante las últimas semanas en un artículo periodístico, el cual se publicó en Mundo Obrero, el órgano oficial de expresión del Partido Comunista de España.

Otro de los asuntos que promete generar polémica en las próximas reuniones es la retirada de la parrilla de Las cosas claras, el programa presentado por Jesús Cintora en La 1. Los consejeros designados por el Partido Popular consideran que debe ser cancelado lo antes posible; sin embargo, entre los simpatizantes con Podemos no comparten esta decisión, según explican fuentes próximas a este órgano.

Lo cierto es que el espacio ha recibido críticas de los profesionales de la casa por el tratamiento de determinadas informaciones y no ha tenido una buena acogida por parte de la audiencia, dado que prácticamente en ninguna de sus ediciones ha superado la media diaria de la 1. El contrato del programa termina el próximo junio, tal y como expresan estos informantes.