"Para mí, la palabra purga significa gulag, nazismo (...), pinochetismo (...), abuso de poder". Con esta frase, la administradora única de Radiotelevisión Española, Rosa María Mateo, ha rechazado las críticas que ha recibido por los diversos ceses que ha realizado durante las últimas semanas en Torrespaña y en el equipo directivo de la corporación. Mateo ha incidido en que únicamente se ha guiado por criterios profesionales y ha recordado que algunos de los jefes de los telediarios a los que ha destituido acumulaban más de 600 denuncias por manipulación del Consejo de Informativos.

Mateo ha recordado que se encuentra en su cargo de forma provisional y que los cambios que ha realizado en los Servicios Informativos -alrededor de una veintena- se deben a la necesidad de garantizar que RTVE respete el "interés general". “A la democracia, a los ciudadanos y a ustedes les daña una televisión manipulada que esté al servicio del poder o del gobierno de turno además de estar en contra de la Constitución y la ley Ni esta administradora ni los trabajadores de la Corporación quieren ese modelo contra el que vienen luchando”, ha manifestado.

Con respecto a las quejas que han expresado algunos de los directivos destituidos por el trato que han recibido, Mateo ha precisado que todos ellos cuentan con un "complemento de viudedad o absorbible" que asciende al 40% de su retribución; y que, de media, es de 15.936 euros anuales. "Esto llega a suponer que sus retribuciones anuales sean entre 65.000 y 70.000 euros anuales. ¿Creen que esto es tratar sin consideración a cesados?", ha incidido.

El portavoz del Grupo Popular en la Comisión, Ramón Moreno Bustos, ha denunciado el proceso de nombramiento de Rosa María Mateo, que incluyó "pasajes delirantes y bochornosos de nombres, plenos, dedazos y 'decretazos'". En este sentido, ha recordado que el Tribunal Constitucional ha aceptado a trámite el recurso presentado por los populares contra el Real Decreto que permitió su nombramiento al frente de RTVE.

El diputado ha puesto en duda la independencia de Mateo y ha recordado su adhesión a una plataforma de intelectuales que se creó para defender la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba a las elecciones de 2011. "El anterior presidente, José Antonio Sánchez dijo una vez a qué partido votaba (al PP). Se armó un pitote monumental. Esta vez no ha ocurrido lo mismo", ha incidido.

Moreno Bustos ha lamentado la manipulación que ha detectado en los telediarios de la corporación durante las últimas semanas, que ha llevado, entre otras cosas, a "guardar en un cajón" un reportaje sobre los 100 primeros días en Moncloa de Pedro Sánchez; o a "suavizar" las rectificaciones que ha realizado el Gobierno. "Trabajo arduo el suyo", ha añadido.