Pasadas las diez y media de esta mañana se ha conocido la noticia de la abdicación de Su Majestad el Rey. Pocos minutos después la Casa del Rey ha ilustrado, a través de su cuenta de twitter, la imagen histórica en la que don Juan Carlos cede su reinado y entrega su acta de renuncia a Mariano Rajoy. En la imagen del despacho real, por cierto, puede verse que el Monarca sigue teniendo como diario de cabecera a ABC, así como las revistas Time y The Economist. Y con el anuncio llegaba la locura en todas las redacciones de España. 

Como es lógico, todos los medios de comunicación se han volcado con este asunto. Las televisiones han improvisado programas especiales, de modo que en la pantalla solo puede seguirse este asunto trascendental para la historia de España. Y se ha desatado, una vez más, el género periodístico por antonomasia hoy día en España: las tertulias televisivas. En Televisión Española se ha conectado con todos los corresponsales en el extranjero, en el especial de Al rojo vivo (La Sexta) presentado por Antonio García Ferreras no ha faltado Francisco Marhuenda, en Cuatro Jesús Cintora ha liderado un especial de Las mañanas, en Telecinco Ana Rosa Quintana ha abandonado el corazón y ha contado con la presencia de Pedro Piqueras, etc...

También la reacción ha sido rápida en las diferentes redacciones de los periódicos digitales. Además de narrar el mensaje de Rajoy, todos los diarios en internet han publicado diferentes galerías de imágenes que resumen el reinado de 39 años que ahora llega a su fin. La noticia tiene tal alcance que los medios internacionales no han tardado en reaccionar. Con rapidez, la CNN o la BBC se han hecho eco. Igualmente, las ediciones digitales de todos los grandes rotativos europeos destacan sobremanera esta abdicación que ha pillado por sorpresa a todos los periodistas.