La crisis de la covid-19 provocó en 2020 un descenso histórico en la inversión publicitaria en los medios de comunicación tradicionales. Principalmente, por el parón de la actividad que trajo consigo, pero también porque aceleró el cambio de modelo, al igual que en otros sectores. No es casualidad que, el pasado enero, cuatro de cada diez anuncios que se crearon en España fueran a parar a YouTube, según los informes de Arce Media.

Prisa no ha sido ajena, ni mucho menos, a esta contracción del mercado y eso se aprecia en sus últimos resultados trimestrales, en los que se refleja un descenso de los ingresos de sus medios de comunicación que asciende al 9,3%.

Según la información que ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), su facturación publicitaria cayó el 22,7% en enero y el 22,8% en febrero, en comparación con los mismos meses del año anterior. Es decir, cuando todavía no se había declarado el estado de alarma.

La situación cambió en marzo, cuando los ingresos se incrementaron el 16%. Esto ya lo señaló el consejero delegado de Mediaset España, Paolo Vasile, durante la Junta General de Accionistas del grupo. Enero y febrero fueron duros, pero todo mejoró en el tercer mes del año. Al menos, en lo que respecta al mismo período de 2020, que fue cuando comenzaron las restricciones derivadas de la pandemia.

Un mal 2021

La caída de ingresos publicitarios de Prisa es algo inferior a la media de los medios de comunicación, que fue del 9,9% en el primer trimestre, tal y como indican los registros de la consultora i2P. En televisión el descenso fue del 15,2%, en prensa tradicional, del 24,2%; y en radio, del 11,3%. En el sector mediático digital, la situación mejoró el 1,3%.

Según explica Prisa en su informe trimestral de cuentas, la publicidad de El País descendió el 13,2% en el ámbito digital y el 21,8% en el papel. Por su parte, la del diario As, mejoró el 30,3% en internet y cayó el 34% en su edición impresa. Los ingresos por circulación de ejemplares de sus medios bajaron el 19,5%.

El muro de pago de su periódico generalista, puesto en macha hace un año, rebasó la barrera de los 100.000 suscriptores, de los que el 32% cuentan con un abono anual y el 27% procede de fuera de España, tal y como explica el grupo.

Conviene recordar que el Consejo de Administración de Prisa eligió este martes a Carlos Núñez -procedente de Henneo- para dirigir las operaciones de sus medios de comunicación.

Su incorporación se producirá en un momento de catarsis en la compañía fundada por Jesús de Polanco, que planea la división de sus activos en dos áreas: una, con la prensa y la radio; y, otra, con la parte del negocio de Santillana de la que no se deshizo, que es la de Latinoamérica.

Prisa y Santillana

Este principio de año tampoco ha sido fácil para Prisa en lo que respecta al negocio de la educación, pues la covid-19 y el cierre de los colegios en algunos de sus mercados al otro lado del Atlántico han provocado un descenso del 53% de su actividad (43% a tipo de cambio constante).

Eso ha hecho que el resultado operativo EBITDA declarado por el grupo sea de 12,3 millones de euros, frente a 64,1 millones de euros del primer trimestre de 2020.