El presidente del Grupo COPE, Fernando Giménez Barriocanal, ha desmentido este martes que las pérdidas multimillonarias que ha generado durante los últimos años la compañía que encabeza hayan repercutido sobre las cuentas de la Conferencia Episcopal, tal y como han criticado sus detractores en reiteradas ocasiones. El responsable ha asegurado que la situación económica de Radio Popular ha mejorado ostensiblemente durante los últimos meses, lo que le permitirá cerrar 2016 con unos beneficios de más de 4 millones de euros.

La radio de los Obispos acumula durante los últimos ejercicios un déficit de 30,5 millones de euros, de los que 1,8 millones se corresponden con 2015. La situación no ha sido mejor durante este tiempo en la televisión que gestiona la Conferencia Episcopal, 13 TV, que desde 2010 ha generado un agujero de 65 millones, según la información depositada por el grupo en el Registro Mercantil.

Para aliviar la mala situación financiera de este canal, sus gestores aprobaron en 2015 la capitalización de 22 millones de euros de deuda. La maniobra se realizó a través de una ampliación de capital en la que la empresa emitió 32.496 acciones que suscribió por completo la Conferencia Episcopal. Por cada participación, abonó 30 euros (974.880 euros) mas una generosa prima de 647 euros por título (21,02 millones).

La COPE ha perdido 30,5 millones de euros durante los últimos ejercicios.

Corregir este déficit será complicado dentro del mercado de la TDT, dominado por dos operadores –Atresmedia y Mediaset- que aglutinan más del 80% del mercado publicitario. En el caso de la Cadena COPE, Giménez Barriocanal ha confirmado el cambio de tendencia y ha incidido en que 2016 se cerrará en positivo.

Mientras la publicidad ha aumentado el 1,1% en el conjunto del sector radiofónico, en el caso de COPE lo ha hecho en un 16%, una mejora, por cierto, que se ha notado en la mayoría de las emisoras autonómicas que pertenecen a esta empresa, según se refleja en sus cuentas anuales.

El fichaje de Carlos Herrera ha sido clave para conseguir este resultado, dado que durante el último año ha sido capaz de mejorar la audiencia de su programa matutino –prime time en este medio de comunicación- en 1 millón de oyentes. Ahora bien, en la segunda oleada del año del EGM se apreciaba un estancamiento en su crecimiento, lo que ha complicado la consecución del objetivo último de esta radio: asaltar el primer puesto que ostenta la Cadena SER entre las cadenas generalistas. También, por ende, el de mantener el ritmo al que ha aumentado durante los últimos meses la facturación por publicidad.