La promesa de despolitizar Radiotelevisión Española ha estado en la boca de los partidos desde hace muchos años. Sin embargo, la realidad es tozuda y este medio de comunicación ha sido objeto de acusaciones de manipulación informativa en todas las legislaturas, en mayor o menor medida. Los programas electorales de varias de las principales formaciones cuentan con propuestas para garantizar la independencia y la pluralidad de la corporación. En este ocasión, llama la atención que vienen acompañadas de alguna declaración de intenciones para abordar el problema de las noticias falsas (fake news).

Conviene aclarar, antes de abordar las propuestas, que la pasada legislatura finalizó sin que se resolviera el concurso público que se convocó hace casi un año para elegir al Consejo de Administración de RTVE y a quien será su presidente durante un período de seis años. Las Cortes confirmaron a finales de marzo que el procedimiento se encuentra en standby como consecuencia de la disolución de las Cámaras, pero que continuará tras las elecciones.

La forma en la que se resolverá es una incógnita, de momento, dado que sobre el concurso pesa una veintena de recursos que denuncian la inseguridad jurídica que ha acompañado el procedimiento, así como lo inadecuado de algunas puntuaciones y la mala praxis del Comité de Expertos que se encargó de evaluar a los participantes.

Las propuestas de los partidos

En este contexto, los programas electorales cuentan con varias propuestas relacionadas con RTVE. En concreto, el Partido Popular se compromete a "terminar con el modelo de Administrador único" -cargo que ejerce Rosa María Mateo- y a "impulsar un gobierno corporativo" en Televisión Española que esté guiado por los principios de "profesionalidad, mérito y capacidad".

Llama la atención el escaso protagonismo que tiene Radiotelevisión Española en el programa del PSOE, máxime si se tiene en cuenta que la renovación de su alto mando de la corporación fue prioritaria para el partido tras el triunfo de la moción de censura. Este tema lo trata de la siguiente forma: desarrollaremos "las buenas prácticas de una democracia participativa y deliberativa en los procesos de toma de decisiones; respetando el pluralismo y una información veraz desde unos medios públicos de comunicación independientes".

Podemos, por su parte, anuncia un plan de reforma de RTVE que le coloque "a la altura del modelo de la BBC británica". La formación liderada por Pablo Iglesias apuesta por la "consolidación" del concurso público para elegir a los consejeros de la corporación. También asegura que apostará por la producción propia de contenidos, que "fomentará y coordinará la participación directa de la audiencia" y que en RTVE se dará voz en horario relevante a grupos políticos y sociales significativos y se realizarán auditorías semestrales con participación rotativa de las y los propios profesionales de la corporación y de la sociedad civil.

Ciudadanos, por su parte, expresa su intención de reforzar el procedimiento de concurso "para evitar bloqueos políticos interesados" y asegurar que el Consejo de Administración esté formado por "profesionales expertos e independientes".

La formación naranja también se compromete a reformar las televisiones autonómicas "para reducir gasto innecesario" y evitar el control ideológico por parte de los Ejecutivos regionales. "Garantizaremos la neutralidad y la pluralidad de los medios públicos de comunicación social, promoveremos su autofinanciación y, en su caso, impulsaremos la eliminación de aquellos que resulten manifiestamente inviables", añade.

Vox propone una medida más radical y avanza que, si gobierna, eliminarán cargos y organismos duplicados y se cerrarán organismos destinados a crear estructuras paralelas al Estado, las televisiones autonómicas, defensores del pueblo, Consejos Consultivos, Agencias Meteorológicas.

Otras propuestas mediáticas

Del resto de las propuestas que incluyen los programas electorales se puede citar la que impulsa el PSOE, relativa al impulso de "una estrategia nacional para la lucha contra la desinformación, con actividades de concienciación y formación para la ciudadanía".

Esta propuesta resulta significativa, toda vez que, hace unos meses, la mayoría de los medios de comunicación expresaron su desacuerdo con Carmen Calvo, cuando propuso regular la "libertad de expresión". Quizá por esta razón, el PSOE matiza en su programa electoral que su intención es llevar a cabo estas medidas "desde el respeto escrupuloso" a este derecho.

Podemos también habla de prohibir que los bancos y los fondos de inversión sean propietarios de los medios de comunicación. "La salud de la democracia española exige que quienes tienen un enorme poder financiero no puedan aprovecharlo para controlar también la comunicación y la formación de opinión pública en nuestro país", apunta.