José Antonio Abellán gana el pulso a Hacienda. La Audiencia Nacional ha estimado el recurso contencioso-administrativo presentado por el locutor y ha declarado la nulidad de las liquidaciones exigidas por Hacienda con respecto al impuesto de sociedades de los años 2006, 2007 y 2008 de la sociedad del periodista, que tenían importes de 462.614 euros por un lado, de 684.939 por otro y de 123.128 euros por otro, según consta en una reciente sentencia a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

En los años comprobados, la sociedad de Abellán declaró ingresos por valor de 2,7 millones (2006), 2,9 millones (2007) y 2,6 millones (2008) a través de la sociedad Power Media S.L., de los cuales, siempre según los datos recogidos en la sentencia, 2,25 millones (2006), 2,22 millones (2007) y 2,33 millones (2008) fueron ingresos derivados de los contratos que el locutor tenía con COPE y Unidad Editorial, lo que la Administración considera de carácter personalísimo.

Como contraprestación por sus servicios, la sociedad pagó a Abellán 262.608,60 euros en 2006, 260.832,60 euros en 2007 y 284.518,26 euros en 2008. La gran diferencia entre lo facturado por la sociedad y la retribución del locutor, que era quien generaba la mayor parte de los ingresos, disparó las alarmas en Hacienda al entender que se podría estar buscando pagar un menor IRPF.

Y es que según consta en la sentencia, el fisco mantiene la tesis de que todos los servicios prestados a la cadena COPE lo son de carácter personalísimo por parte de Abellán, “y por lo tanto fija la retribución percibida de la cadena, como el valor de la prestación del socio la sociedad”.

Sentencia favorable a José Antonio Abellán

La Audiencia Nacional no lo entiende así y acepta los argumentos del periodista, que ha acreditado que su sociedad tenía contratadas a 12 personas durante los ejercicios inspeccionados y que no todos los servicios prestados dependían de su intervención directa, como por ejemplo el pago de colaboradores.  Tampoco es personalísima la presentación del espacio musical El Despertarock, puesto que el programa lo presentaba un robot.

Además, Abellán también ha demostrado que la sociedad contaba con medios materiales y económicos para desarrollar su actividad, algo que de hecho la Administración no ha cuestionado en ningún momento del proceso.

“Es evidente que la Administración no ha aplicado el método legalmente establecido, pues, como hemos visto, ha imputado todos los ingresos derivados de los servicios prestados a la cadena COPE, como si se debieran al trabajo personal [de José Antonio Abellán]. Y como hemos visto, no es ya que la administración no haya probado que ello fue así, sino que obran documentos en autos que prueban precisamente lo contrario, y es que la entidad recurrente participó en servicios que se prestaron a dicha cadena”, reza la sentencia.

"No podemos aceptar la forma en que la Administración ha valorado el trabajo realizado por el socio administrador único de la sociedad", expone la sentencia, que se expresa de forma rotunda contra el criterio utilizado por Hacienda y refrentado por el Tribunal Económico Administrativo Central.

La sociedad que mantuvo el conflicto con Hacienda, Power Media S.L., cuenta con Abellán como administrador único y como apoderados con Fernando Colás y Florencio Abellán, tal y como figura en el Registro Mercantil.

José Antonio Abellán comanda actualmente el proyecto La Jungla Radio y presenta cada día el programa Bienvenido a la jungla de 06.00 a 11.00 horas. Este locutor mantiene algunas causas abiertas con COPE en los tribunales, entre las que se encuentra la relativa a los seguimientos que -denuncia- le hicieron detectives contratados por la cadena de la Conferencia Episcopal.

En este sentido, cabe recordar que COPE decidió dejar de contar con Abellán cuando fichó al equipo de deportes de la Cadena SER, en 2010. Posteriormente, el locutor recaló en el extinto proyecto radiofónico de Punto Radio.