Después de varios meses en los que se había enturbiado la relación entre El Mundo y Javier Negre, los responsables del rotativo de Unidad Editorial han decidido despedir al periodista. Lo han hecho como consecuencia de lo que -consideran- reiteradas faltas disciplinarias como consecuencia de la actividad que realiza fuera del periódico.

En concreto, la empresa justifica la medida en la competencia desleal que -considera- ejerce el periodista, dado que no informó al diario de la actividad mercantil que realiza al margen de El Mundo desde hace algunos meses.

Hay que recordar que Negre gestiona el canal digital Estado de Alarma, que puso en marcha hace unas semanas ante -según su definición- la actitud de “un gobierno negligente e incapaz de gestionar esta crisis que se está llevando vidas de españoles, que juega con la verdad, la mentira y la desinformación utilizando medios de comunicación a su orden y conveniencia”.

El despido procedente de Negre se produce tan sólo unos meses después de que fuera condenado, junto a El Mundo, a pagar una multa de 30.000 euros por “intromisión ilegítima en los derechos a la intimidad, al honor y la propia imagen”, después de la publicación de una entrevista a una de las víctimas de Sergio Morate, sin el consentimiento de la mujer.

Entonces, en el diario de Unidad Editorial se conformó un 'comité' para analizar el caso y barajar posibles medidas disciplinarias contra Negre. Pese a que una parte de sus componentes estaba a favor de su despido, entre ellos, el director de El Mundo, Francisco Rosell, finalmente se optó por mantener a Negre como uno de los responsables de la sección audiovisual del periódico.