La última ola del curso del Estudio General de Medios (EGM) no deparó grandes cambios en el panorama radiofónico español, pero dejó mejores noticias en unas empresas que en otras. La Cadena SER perdió 147.000 oyentes, hasta los 4,2 millones diarios; mientras que COPE ganó 60.000, hasta los 3,4 millones.

No son buenos tiempos para el negocio de los medios de comunicación, pero en la radio de los Obispos podrán alardear de buenos resultados al final de esta temporada. Carlos Herrera perdió 4.000 oyentes, pero prácticamente empató su récord desde que llegó a COPE, con 2,57 diarios. Además, se acercó un poco más a Àngels Barceló, quien ostenta el liderato con 3 millones, pero quien se dejó 44.000 seguidores por el camino.

En una temporada en la que Onda Cero sumó, de media, 101.000 fieles, Carlos Alsina cerró con 1,3 millones de oyentes, que son 23.000 menos que en la ola anterior, pero 37.000 más de los que obtuvo al final del último curso.

Radio Nacional de España mejoró su dato en 15.000 oyentes, hasta los 1,11 millones; y esRadio, de Federico Jiménez Losantos, obtuvo su dato más alto, con 757.000 seguidores, tras ganar 135.000 en los últimos tres meses.

La radio en otras franjas

Por la tarde, La Ventana, de Carles Francino, registró 908.000 oyentes (-21.000), Julia en la Onda, de Julia Otero, 506.000 (-133.000); y La Tarde de COPE, con Pilar Cisneros y Fernando de Haro, 472.000 (+72.000).

Hora 25, de Pepa Bueno, sigue liderando su franja, con 1 millón de seguidores (+94.000) y amplía su ventaja sobre La Linterna, de Ángel Expósito, con 890.000 (+2.000) y La Brújula, de Juan Ramón Lucas, con 316.000 (+57.000).

Por la noche, Juanma Castaño se anota a final de temporada un importante triunfo sobre Manu Carreño, que registra un dato preocupante. El locutor de COPE logro 825.000 seguidores tras ganar 72.000 en 3 meses, mientras que el de la Cadena SER y Mediaset obtuvo 671.000 tras dejarse 75.000 por el camino.

José Ramón de la Morena (Onda Cero) se retirará de las ondas con la peor audiencia de sus cinco años en la radio de Atresmedia, que fue de 201.000 seguidores, tras perder 27.000. Quien fuera líder de la franja deportiva nocturna dejará el micrófono muy alejado de sus dos competidores.