A voz en grito

Alfonso Ussía: "No me importaba compartir página con Marhuenda, aunque pienso que no sabe escribir"

El columnista habla en esta entrevista de su salida de 'La Razón', de la actualidad política y de su último libro, en el que al marqués de Sotoancho le aplican la Ley de la Memoria Histórica

Alfonso Ussía
Alfonso Ussía EFE

Alfonso Ussía dejó de escribir en La Razón hace unas semanas. Desde entonces, han sido varios los dardos que ha lanzado a su antigua empresa por la forma en la que se resolvió su contrato de colaboración. También por la línea editorial de Atresmedia, que considera cercana a Podemos en La Sexta y al nacionalismo catalán en algunos espacios de Antena 3.

El columnista ha lanzado recientemente la novela La exhumación de papá y el cróquet (Almuzara), es decir, la última peripecia del marqués de Sotoancho. Desde su refugio cántabro, donde Ussía ha pasado la cuarentena, concede esta entrevista a Vozpópuli, en la que reconoce que su salida de La Razón y la ausencia de ofertas han supuesto una cura de humildad. Ésta es la historia de un columnista sin columna. 

P: Saca usted nuevo libro, una nueva entrega del Marqués de Sotoancho. Parece que ahora toca exhumar al padre…

R: Así es y así ocurre. El tema es que Sotoancho es muy listo, el cementerio es suyo y, bueno, lo demás se cuenta en la novela.

P: Debe ser complicado exhumar ‘al padre’. Sobre todo, si es por orden presidencial y en precampaña electoral…

R: En este caso, a Sotoancho le aplican la Ley de la Memoria Histórica por franquista, algo que nunca fue. Pero bueno, como eso ocurre, se tiene que defender y lo hace bastante bien porque vacía el féretro de su padre, lo pone en otro sitio con un nombre falso y engaña a las autoridades.

P: Lo terminó de escribir en noviembre. ¿Lo hizo con la televisión puesta?

R: Si te soy sincero, no he visto prácticamente la televisión últimamente.

P: Se lo decía por aquello del desentierro de Franco…

R: Eso fue un acto propagandístico y me temo que no resuelto definitivamente, dado que habrá más. Me parece una vergüenza que se convirtiera en propaganda política. Como decía Felipe González, lo hemos tenido durante 40 años ahí (a Franco) y lo estamos derribando cuando es de bronce y sacando de la tumba cuando son huesos. Es tremendo.

P: ¿Por qué dice que es algo que no está “resuelto definitivamente”?

R: Porque es muy probable que ahora vayan a por la cruz del Valle de los Caídos. Se debe a la obsesión anti-cristiana que existe en una parte de la izquierda. Tú puedes creer o no creer en Dios. Puedes ser católico o no. Lo que no puedes ser es ‘anti’ porque prácticamente todos los avances que ha tenido la Humanidad provienen del humanismo cristiano. Eso está muy arraigado y es absurdo luchar contra ello. Eso sí, ellos están obsesionados y decididos a hacerlo.

P: Hablaba de objetos de bronce y me venía a la cabeza lo que ha ocurrido en las manifestaciones contra el racismo, en las que la han emprendido contra las estatuas de Colón…

R: Claro. Y esto no sólo se puede achacar a la ignorancia y a la incultura. Detrás de eso está la barbarie. Es incomprensible. Creo que es en Nantes donde hay un monumento a Robespierre a 20 metros de otro en homenaje a Luis XVI. Los monumentos no se derrumban. A mí me toca las narices pasar por delante de un monumento a Largo Caballero, que tuvo conocimiento de todas las atrocidades que se hicieron en Paracuellos del Jarama. Pero jamás se me ocurriría colaborar en la caída de ese monumento porque forma parte de la historia de España. Y se acabó. Tenemos que asumir que la historia, nos guste o no, está ahí.

P: ¿Considera que es totalitaria esa actitud?

R: Absolutamente. Estamos hablando de un movimiento partidario de la dictadura, por tanto, blanco y en botella. Pero, volviendo a lo de antes, al tema del pobre negro que ha fallecido… A ver, el policía está en la cárcel y no debería ir el asunto más allá. La ridiculez de arrollidarse, el sometimiento a la turba. Pero, ¿quién era este hombre para que se líe todo esto? No puedo entender cómo todo el mundo occidental puede ponerse de rodillas ante un abuso policial intolerable en los Estados Unidos.

"No puedo entender cómo todo el mundo occidental puede ponerse de rodillas ante un abuso policial intolerable en los Estados Unidos".

P: Espero que sepa usted que forma parte del bando del fascismo…

R: Es absolutamente lógico, pero es que, curiosamente, yo nunca lo fui. Mi familia nunca fue franquista. Nosotros éramos partidarios activos de don Juan, que lo que propugnaba era el entendimiento entre todos los españoles. Prácticamente, fue el inspirador de lo que fue la Transición.

P: Pero usted ya ha sido etiquetado de franquista…

R: Por supuesto que sí. Pero te digo una cosa: que me lo llamaran hace 7 u 8 años me molestaba una barbaridad. Ahora me la refanfinfla.

P: ¿Teme que se haga imposible, con el tiempo, cuestionar la propaganda gubernamental?

R: Claro, es que si la cuestionas eres fascista. Pues bueno, quien quiera que sea fascista. Yo, aunque no lo sea, respeto su libertad de opinión.

P: ¿Le cuesta más decir lo que piensa que hace unos años?

R: Yo creo que cada día que pasa yo soy más libre. Lo que no encuentro es la misma capacidad de libertad en algunos medios. Te digo que después de mi decapitación de La Razón, me he sentido muy solo, ¿eh? Quitando a 3 ó 4 compañeros de columnismo que se han acordado de mí, he estado absolutamente solo. Es significativo de lo que ocurre...

P: ¿Qué ocurre?

R: Que están ocupando mediante subvenciones y derivados todas las parcelas de la libertad.

P: ¿Se queda con la impresión de que su marcha de La Razón fue un ‘quítate tú pa’ ponerme yo’ de Francisco Marhuenda?

R: No, Paco Marhuenda es la excusa. Esto venía de hace tiempo y se debe a mis críticas continuas a algunos prebostes de Atresmedia. Pero yo lo tenía bastante claro: era columnista de La Razón, no trabajador de ese grupo, y como tal actuaba. No me consideraba obligado a mutilar mis críticas a esa compañía tan extraña, con una televisión ‘podemita’; con Antena 3, que tiene ese sector cercano al nacionalismo catalán con ‘la Griso’. A esa Onda Cero que tiene a (Carlos) Alsina, pero también a Julia Otero…

P: Ellos podrían decir que se debe a su interés en ser plurales…

R: Mira, Atresmedia es una empresa a la que sólo le interesa el dinero y que está siempre poniendo huevos en todas las cestas. Lo que pasa es que los huevos más grandes los está poniendo en las cestas más podridas. Contra eso yo llevaba luchando cuatro años y hubo un momento en el que me sentenciaron.

Atresmedia es una empresa a la que sólo le interesa el dinero y que está siempre poniendo huevos en todas las cestas. Lo que pasa es que los huevos más grandes los está poniendo en las cestas más podridas.

P: Se ha dicho que el responsable fue Marhuenda…

R: Eso es muy injusto porque Marhuenda nunca ha dirigido ese periódico. Lo ha dirigido Mauricio Casals.

P: El apodado ‘príncipe de las tinieblas’…

R: Claro. El poder está en manos de Mauricio Casals, de José Creuheras, del presidente de Planeta, y de Silvio González, el consejero delegado de Atresmedia. Entre ellos, se lo guisan y se lo comen.

P: Pero, oficialmente, en la mancheta pone que Marhuenda es el director…

R: Marhuenda es una anécdota. Nada más. A mí me acusó de ser un vanidoso que no quería compartir la página con él. Vamos a ver, yo he compartido página con Jaime Campmany, con Federico Jiménez Losantos, con Antonio Mingote, con José Luis Alvite, con Antonio Burgos…He tenido la suerte de tener compañeros de página muy buenos. ¿Marhuenda? No me importaba compartirla con él. Otra cosa es lo que pienso, y es que no sabe escribir.

P: El caso es que Atresmedia es el segundo medio más rentable de España. Algo bueno tendrá…

R: Ellos lo han hecho bien. Tienes que tener en cuenta que los fenicios han sido siempre unos grandes comerciantes. Y ellos son fenicios.

P: ¿Se ha autocensurado en estos últimos cuatro años?

R: El gran problema es que yo nunca me he autocensurado. Yo no sé hacer eso. Escribo lo que me sale de los cojones en todos los sentidos. Y siempre he tenido plena libertad.

Yo nunca me he autocensurado. Yo no sé hacer eso. Escribo lo que me sale de los cojones en todos los sentidos.

P: También tuvo un disgusto cuando salió de ABC

R: Eso fue un malentendido con el entonces director, José Antonio Zarzalejos, que se sintió ofendido con un artículo. Pero hablamos, le dije que ya había cumplido con mi contrato, que si pasaban 15 días sin publicar me consideraba libre; y tuve la opción de ir a El Mundo o a La Razón. Me interesaba más El Mundo, pero me daba más morbo La Razón porque era un periódico emergente y yo podía aportar más. Todo fue muy bien hasta que empezó el proceso de compra de La Sexta…

P: ¿Ve algún tipo de influencia gubernamental en su marcha?

R: A ver, lo que han conseguido La Razón y el Gobierno de Sánchez también lo intentó Soraya Sáenz de Santamaría, pero entonces había otro tipo de resistencia.

P: Repito la pregunta de antes, si me permite. ¿Hay cada vez menos margen para los díscolos?

R: Claro, y respondo algo parecido, y es que yo he sentido soledad absoluta en este tiempo. Pero absoluta soledad y silencio. Con tu permiso, me gustaría recurrir a un dicho para explicarlo: al amigo el culo, al enemigo por el culo y al indiferente, se le aplica la legislación vigente. Comparto las dos últimas opciones.

P: ¿Ha pensado en la retirada?

R: Yo tengo muchas ganas de volver a escribir en papel. Yo soy muy antiguo. Sé que me tengo que adaptar también a lo audiovisual, pero bueno… Para mí, todo esto está significando una cura de humildad. He pasado de 100 a 0. Pues nada, a aguantar el chaparrón. Vamos a intentar otra vez, poco a poco, ir para arriba.

P: ¿Ha tenido ofertas?

R: En este momento, nadie quiere pujar.

P: Me parece raro que no le haya tentado ABC, pues ése era el eterno rumor cuando estaba en La Razón…

R: Vamos a ver, yo he tenido cuatro ofertas importantísimas de ABC y yo estaba deseando volver a ABC. Pero por lealtad a La Razón no me fui. En una ocasión, se me puso a llorar Mauricio Casals.

P: Otro de los rumores más habituales es que usted buscaba las ofertas cuando quería renovar al alza un contrato…

R: Todo lo contrario porque todas las ofertas que rechacé me daban un contrato mejor. Te voy a contar una cosa: cuando rechacé una oferta de El Mundo, hubo una comida y Creuheras dijo: 'Alfonso, ahora tenemos que hablar de la mejora del contrato'. Quedaban entonces tres años y yo le dije que lo iba a cumplir en los términos en los que estaba en aquel momento. No quería convertirme en un chantajista.

"Ellos (los jefes de Atresmedia) saben que si no existo es porque ellos tienen el poder para que yo no exista".

P: ¿Le ha llamado Creuheras después de su salida?

R: Nada. Ni una palabra de despedida ni un deseo de suerte…nada. Fulminado y no existo. Además, ellos saben que si no existo es porque ellos tienen el poder para que yo no exista.

P: Se ha refugiado este tiempo en Cantabria, ¿ha sentido allí la ‘madrileñofobia’ de la que hablan algunos?

R: Nada, nada, nada… Eso es una exageración. Yo no he tenido ningún roce ni un mal momento con la gente de aquí. Y hay mucha gente de Madrid que ha pasado el confinamiento por aquí.

P: ¿Cómo ha vivido usted estos tres meses de encierro?

R: Maravilloso. Tengo la suerte de disponer de un jardín maravilloso y me dedico a echar alpiste a los pájaros.

P: ¿Se ha saltado el confinamiento o lo ha respetado?

R: Lo he respetado. Estoy terminando tres libros y todo ha ido bien. Lo que me falta es escribir mi artículo diario, que es lo que llevaba haciendo durante todos los días en los últimos 40 años. Y si no se publica no tengo ningún tipo de incentivo. Entonces…echo mucho de menos mi trabajo.

P: Piense que será cuestión de tiempo…

R: Es que también puede ser el problema de los EREs y los ERTEs. A lo mejor, a algún medio no le parece bien hacer un contrato especial cuando tiene a mucha gente que lo está pasando mal. Yo eso lo entiendo. Ahora bien, yo llevo cinco meses sin ingresar ni un euro. Menos mal que tenía un ‘colchoncín’… Pero bueno, he estado arriba y ahora habrá que aprender lecciones de estar abajo.

"Llevo cinco meses sin ingresar ni un euro. Menos mal que tenía un ‘colchoncín’… Pero bueno, he estado arriba y ahora habrá que aprender lecciones de estar abajo".

P: No puedo resistirme a preguntarle por el artículo de Antonio Miguel Carmona en el que le llamaba a usted de todo (desdentado, halitósico, peinaovejas…).

R: Si yo a este tío le he visto una vez en mi vida. No hay que darle importancia. ¿A qué responde ese artículo? ¿Al odio, a la envidia…? Pues no lo sé. Me lo pasaron, lo leí con cierto disgusto y, bueno, que le den por el culo y se acabó. No me afectan esas cosas. A mí me afectaría que escribiera Antonio Burgos de mí, pero este personaje, no existe.

P: ¿Qué me dice del Real Madrid, ganará la Liga?

R: Yo creo que sí, pese al ruido que ha levantado la mafia barcelonesa con el VAR.

P: ¿Hace falta renovar la plantilla?

R: Yo lo recomendé hace seis años. Hay que prescindir del culón de Isco. Es un jugador de fútbol sala porque no está dotado físicamente para jugar al fútbol con ese culo con le que va cortando el césped. Con esa libertad de movimiento, esa lentitud. Y luego hay unos cuantos de los que se podría prescindir. Ahora, me he vuelto muy de Sergio Ramos, que aglutina el espíritu del Real Madrid.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba