Medios

El alto coste del órgano que siempre respalda a TV3: 4,3 millones en 72 sueldos

El Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) ha evitado reprobar a TV3 en la inmensa mayoría de las ocasiones durante los últimos años, haciendo caso omiso de las críticas que contenían las denuncias que recibía

Pilar Rahola
Pilar Rahola TV3

En la Cataluña del proceso soberanista ha estado en funcionamiento un órgano que ha recibido diversas denuncias por los contenidos informativos de TV3, pero que, sin embargo, ha 'dado carpetazo' a la inmensa mayoría de las mismas, al considerar que la televisión pública no había contravenido el libro de estilo que rige el funcionamiento de sus informativos. Es el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), presidido por Roger Loppacher y controlado por una mayoría independentista.

Su última memoria anual, correspondiente al ejercicio 2019 y publicada recientemente, revela la estructura de este organismo, que tiene un presupuesto anual de 5,5 millones de euros. De esta cantidad, 4,3 millones se destinan a abonar las nóminas de sus 72 empleados.

Del total de su personal, un total de 6 personas son consideradas como altos cargos de la Generalitat. Del resto, 49 tienen contrato fijo, 8, temporal; otras 8 son eventuales, mientras que 1 es funcionaria de la Administración.

Sobre el papel, el CAC es un órgano independiente que tiene entre sus competencias el reparto de las licencias de televisión y radio en Cataluña; y la vigilancia de los contenidos de los medios de comunicación públicos audiovisuales. Sin embargo, en la práctica la influencia de los partidos independentistas en su Consejo es fuerte, de ahí que la mayoría de sus vocales se pronuncien generalmente a favor de los intereses de los soberanistas.

Polémicas resoluciones

En su archivo se incluyen decisiones como la que tomó en mayo de 2019, cuando consideró como “imparcial, neutral y plural” un polémico reportaje que incluía 28 voces que defendían que no sucedió nada anómalo en los colegios catalanes en el 1-O; y sólo 2 que hablaban de adoctrinamiento.

El CAC consideró como “imparcial, neutral y plural” un polémico reportaje que incluía 28 voces que defendían que no sucedió nada anómalo en los colegios catalanes en el 1-O

También la que adoptó un tiempo antes, cuando evitó reprobar la quema de un ejemplar de la Constitución española en un plató de TV3 por parte de la escritora Empar Moliner. En 2018, el Consejo evitó reprobar la actitud de la televisión pública catalana tras difundir datos sobre las localidades en las que se encuentran las dos viviendas del juez Pablo Llarena; o el lugar en el que trabajaba su esposa.

Una de sus actuaciones más polémicas tuvo lugar hace más de un lustro, cuando el presidente de este organismo amenazó a Onda Cero, Cadena SER y Cadena COPE con la apertura de un expediente -que nunca se materializó- por negarse a emitir las cuñas publicitarias de la consulta independentista ilegal convocada por el Ejecutivo de Artur Mas.

Uno de los principales trabajos que realiza el organismo tiene que ver con la elaboración de informes sobre los contenidos que ha emitido TV3. Los consejeros no independentistas han denunciado en diferentes votos particulares la omisión de datos de estos trabajos, lo que, generalmente, sirve para evitar la conclusión de que la televisión pública ha favorecido a la Generalitat.

En otros alegatos, se han criticado las conclusiones que extrae el CAC sobre los datos que recopila. Sin ir más lejos, hace unas semanas el consejero Daniel Sirera (nombrado por el PP) criticó que la tertuliana independentista Pilar Rahola disponga de 220 minutos al mes en TV3 para ofrecer sus argumentos y que el Consejo no aprecie ninguna irregularidad en este hecho.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba