El Consejo de Informativos de TVE ha rechazado este viernes el "ataque generalizado" que, a su juicio, "está sufriendo la televisión pública desde diversos partidos políticos y alentado desde algunos medios de comunicación o líderes de opinión, de uno y otro lado del espectro ideológico".

"En los últimos días, desde diferentes partidos políticos y candidatos a la Asamblea de Madrid se han vertido graves acusaciones de manipulación o malas prácticas informativas contra TVE y sus profesionales", ha señalado en un comunicado, recogido por Europa Press.

El Consejo de Informativos ha recordado que, "cuando ha sido pertinente y con arreglo a sus competencias, ha señalado y lamentado los errores cometidos (algunos, graves) por diferentes espacios" de TVE, "haciendo una labor interna de investigación y de propuesta de recomendaciones para evitar que se reproduzcan en el futuro".

En este contexto, ha afirmado que "una televisión pública, como cualquier otro organismo público o privado, no está exenta de equivocarse o de caer en malas praxis". "Debe, y así lo hace, encajar las críticas y procurar la mejora de su esencial desempeño", ha subrayado.

No obstante, el Consejo de Informativos ha manifestado que "en modo alguno" acepta el "ataque generalizado que está sufriendo la televisión pública desde diversos partidos políticos y alentado desde algunos medios de comunicación o líderes de opinión, de uno y otro lado del espectro ideológico".

Objetivos partidistas

"En muchos casos, una voraz difamación gratuita que solamente persigue objetivos partidistas o electoralistas, no el interés general de mejorar el servicio público que prestamos", ha apostillado el Consejo de Informativos.

Según ha puesto de relieve, "de ningún modo se justifican las descalificaciones o insultos personales que, últimamente con demasiada frecuencia, sufren los profesionales de base de TVE en público y en privado".

Asimismo, ha destacado que se trata de una situación que "se agrava día a día, por las actuaciones descritas antes, y que debe cesar inmediatamente". "Ninguna crítica, por legítima que sea, debe traspasar determinadas líneas", ha recalcado.