Ni Gemma Nierga, ni Javier Sardà, ni Pilar Rahola lograron que La 1 destacara en audiencia en una noche política decisiva para el futuro del país, como fue la de las elecciones catalanas. La cuota de pantalla de TVE fue muy inferior a la de sus principales competidores, lo que vuelve a demostrar que la actual Dirección no ha logrado que la televisión pública vuelva a ser una referencia en España.

Según los datos de Kantar Media, el programa especial 14F: Cataluña decide obtuvo una cuota media de pantalla del 7,5%, con 1,4 millones de espectadores. Este espacio se emitió entre las 21.00 y las 22.25 horas.

Peores resultados logró la parte de análisis que se emitió a partir de las 22.36 y hasta las 00.09, es decir, en el horario de máxima audiencia. Ahí, el share fue del 4,1% y la audiencia, de 652.000 personas.

La cosecha de TVE fue bastante peor que la de La Sexta, que organizó una mesa comandada por Antonio García Ferreras. En su primera parte, el programa especial obtuvo un 10% de cuota de pantalla, mientras que en su segunda, el 5,5%.

Es decir, la segunda cadena de Atresmedia superó al principal canal de TVE durante una noche en la que se celebraba uno de los principales acontecimientos políticos del año.

A esa hora, Domingo Deluxe, de Telecinco, obtuvo el 14,1% del share, mientras que Mi Hija, de Antena 3, el 17,2%. En Cuatro, Cuarto Milenio registró el 6,4%.