Medios

Choque en Junts pel Sí: ERC quiere un mayor peso en el organigrama de TV3

Los altos despachos de TV3 han estado ocupados por hombres afines a Convergencia durante la etapa de Artur Mas al frente de la Generalitat, pero ahora, con el importante papel que ha asumido ERC en el nuevo Gobierno catalán, esta formación política reclama una mayor presencia en la televisión pública catalana, lo que ha generado fricciones en el seno de Junts pel Sí. A la cabeza de Catalunya Ràdio, Puigdemont ha situado a Saül Gordillo, su amigo personal y antiguo socio empresarial al que se vincula a Esquerra.

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont EFE

Quien tiene el mando una televisión autonómica, dispone de una potente herramienta para ganarse el favor del electorado. De ahí que ningún Gobierno regional haya renunciado a mover en la sombra los hilos de estos medios de comunicación. El organigrama de TV3 ha estado copado durante los últimos años por hombres afines a Artur Mas, quienes han concentrado sus esfuerzos en defender los intereses de la Generalitat y dar publicidad al proceso soberanista en los diferentes programas informativos y de debate. El problema al que se enfrenta actualmente Convergencia es que Esquerra Republicana, su socio en Junts pel Sí, le reclama que ceda una parte del control de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales y le asigne un mayor peso en sus órganos directivos, algo que ha ocasionado fricciones en la coalición, según ha podido saber Vozpópuli a través de fuentes internas.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, realizó un guiño a ERC hace un mes cuando nombró como director de Catalunya Ràdio a su amigo personal y antiguo socio empresarial, Saül Gordillo, cuya candidatura fue impulsada por la formación de Oriol Junqueras. Este periodista cubrió lavacante que existía en este medio de comunicación desde que el pasado verano abandonara su cargo Félix Riera, un productor audiovisual afiliado a Unió Democràtica de Catalunya que fue cesado de su puesto a finales de julio, poco después de que CiU se partiera en dos. La explicación oficial que ofreció la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) a este respecto fue que su salida estaba motivada por el proceso de "reorganización" que se había emprendido en la emisora. Pero, tal y como publicó El Periódico de Catalunya, tras la ruptura de Convergencia y de Unió, el presidente de esta empresa pública, Brauli Duart, exigió a Riera que dimitiera y, ante su negativa, el Govern le fulminó.

El nuevo director de Catalunya Ràdio fue propuesto para el cargo por Esquerra Republicana

Además de ceder a Esquerra Republicana el control de la radio pública catalana -cuya audiencia e influencia son mucho menores que la de RAC1, del conde de Godó-, Puigdemont también ha concedido a su socio más potente dentro de Junts pel Sí la Secretaría de Comunicación, ocupada desde finales de enero por Miquel Martín Gamisans, un periodista que entre 2004 y 2008 trabajó de asesor de prensa de Joan Puigcercós en el Congreso de los Diputados y un habitual defensor del proceso soberanista en sus diferentes intervenciones en tertulias de televisión y radio.

Mayor presencia de ERC en TV3

El problema es que estos cargos pueden considerarse como meros premios de consolación si se comparan con el de director de TV3, la cadena autonómica más vista de España y la más influyente en Cataluña, por encima de Televisión Española y de los canales generalistas de las empresas privadas. Esta posición, remunerada con un sueldo mayor que el de Puigdemont, la ostenta desde abril de 2012 Eugeni Sallent, propuesto por CiU y con un estilo de gestionar la empresa que ha sido muy criticado por no salirse ni lo más mínimo del camino marcado por Mas.

Dentro de este medio de comunicación, dan por seguro que su salida se producirá durante las próximas semanas y ERC reclama que Convergencia le ceda algunos asientos dentro de la nueva directiva, algo de lo que recela este partido, sabedor de la importancia de manejar el timón de este medio de comunicación.

Críticas por falta de objetividad

Pese a que el Consejo Audiovisual de Catalunya (CAC) -controlado por CDC y ERC- ha defendido en la inmensa mayoría de sus resoluciones la imparcialidad de TV3, han sido varias las quejas que ha recibido por parte de los partidos de la oposición y de las asociaciones profesionales por su indisimulada cercanía a la Generalitat. Sin ir más lejos, el Sindicato de Periodistas de Cataluña denunció hace unos días el descarado "reparto de los cargos" de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales que han llevado a cabo las formaciones lideradas por Puigdemont y Junqueras.

Puigdemont también ha concedido a su socio más potente dentro de Junts pel Sí la Secretaría de Comunicación

Esta agrupación lamentó que los movimientos que se han producido en la corporación desde la investidura de Carles Puigdemont estén encaminados a situar en sus principales despachos a personas afines a estos dos partidos que, desde luego, no tendrán entre sus principales preocupaciones el velar por la independencia de este medio de comunicación, con una enorme plantilla compuesta por 2.360 trabajadores (mayor, por ejemplo, que la de Mediaset España).

Más allá de este tipo de críticas, lo que está por ver es quién tendrá más peso dentro de la nueva junta directiva, si CDC o ERC. El asunto está sobre la mesa del Govern catalán y, como dejó entrever recientemente la portavoz del Govern, Neus Munté, al evitar pronunciarse sobre el próximo cambio en la dirección de TV3, ha generado tensión dentro de Junts pel Sí.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba