Medios de comunicación

Rumbo desigual de los medios de la Iglesia: COPE gana 5,8 M. hasta junio y 13TV ‘sufre’ al duopolio

La radio de la Conferencia Episcopal ganó hasta junio prácticamente la misma cantidad que durante todo el ejercicio 2017 gracias, en buena parte, al buen rumbo de sus mañanas, conducidas por Carlos Herrera. Las cosas no marchan tan bien en su televisión, cuya audiencia e ingresos son escasos

Carlos Herrera
Carlos Herrera EFE

El viento sopla a favor para la Cadena COPE. Después de perder casi 20 millones de euros entre 2010 y 2015, la radio de la Conferencia Episcopal logró beneficios de 3,9 millones en 2016 y de 6,5 en 2017 gracias, principalmente, a la recuperación de su programación matinal, conducida desde hace casi tres años por Carlos Herrera. La previsión para 2018 es que las ganancias mejoren ostensiblemente y, de hecho, la empresa cerró los cinco primeros meses del año con un resultado positivo de 5,8 millones.

Así se lo han trasladado recientemente sus directivos a los trabajadores, en una reunión en la que aseguraron que los ingresos de la cadena han mantenido una tendencia positiva en la primera parte de 2018, pese al descenso de la inversión en medios por parte de los anunciantes. Según el informe de la consultora i2P, correspondiente al primer trimestre del año, la publicidad en medios cayó el 2,49% entre enero y marzo, mientras que en radio mejoró tan sólo el 0,22%. En COPE, la mejora ha sido ostensiblemente mayor.

Este incremento de las ganancias se explica, fundamentalmente, en la mejora de la audiencia que ha registrado la radio durante los últimos tres ejercicios. En la última oleada del Estudio General de Medios (EGM), publicada el pasado abril, COPE cosechó 2,9 millones de oyentes (+80.000) y apuntaló su segunda posición dentro de la radio española, por delante de Onda Cero y Radio Nacional; y por detrás de la SER.

La compañía radiofónica comandada por Fernando Giménez-Barriocanal ha destinado una parte de los beneficios obtenidos durante los ejercicios 2016 y 2017 a devolver a sus trabajadores los descuentos que realizó en sus nóminas durante los años más duros de la crisis económica, que fueron del 11% en el caso de los salarios más altos y del 4% en los más bajos. A esta cantidad hay que sumar la subida del IPC (6,5%) que los empleados no han percibido íntegramente, y que esperan recuperar en su totalidad en los próximos tres años.

La publicidad en medios cayó el 2,49% entre enero y marzo, mientras que en radio mejoró tan sólo el 0,22%.

Fuentes de la redacción han precisado que la parte del IPC ya ha sido compensada prácticamente por completo, mientras que han recibido aproximadamente el 60% de los fondos que fueron descontados de sus nóminas en los años anteriores. "Se espera que entre este año y 2019 la 'deuda' quede saldada", afirman.

Ahora bien, no todo el monte es orégano en COPE. En la última reunión que mantuvieron los representantes de los trabajadores con la empresa –según explican en su última nota informativa- afloraron las diferencias entre las partes como consecuencia de la salida de la emisora de Juan Pablo Colmenarejo y de la decisión de cubrir la vacante que deja con Ángel Expósito, hasta ahora responsable de La Tarde.

Un portavoz sindical ha recordado –en declaraciones a Vozpópuli- que este tipo de bailes de sillas sólo han funcionado una vez en COPE durante los últimos años, como fue cuando sus responsables optaron por mover a Federico Jiménez Losantos desde La Linterna –tarde- a la mañana. A este respecto, ha advertido de que “cometer el mismo error” una vez más podría perjudicar el rumbo de la empresa, que actualmente es bueno.

Mal rumbo de Trece

La situación de COPE –que celebra este viernes su Junta de Accionistas- contrasta con la de 13TV (Trece), el canal de televisión de la Conferencia Episcopal. Ocho años después de su puesta de largo, registra un déficit acumulado de 71,88 millones de euros y su capacidad para atraer ingresos y generar audiencia es todavía muy limitada.

Según los datos que se pusieron sobre la mesa en la última Asamblea de la patronal de las televisiones, celebrada el pasado lunes, la cadena de televisión de la Conferencia Episcopal acumuló una facturación publicitaria de 9,7 millones de euros en 2017 y logró una audiencia media del 2,1%. La situación no ha mejorado en lo que va de año y, de hecho, el pasado abril logró una cuota de pantalla exactamente igual.

Con estos ingresos, cuadrar las cuentas resulta una misión muy complicada, como se puede comprobar al analizar la partida de gastos de su balance. En 2016, el último ejercicio del que la empresa ha aportado información al Registro Mercantil, sus gastos de personal fueron de 2,75 millones de euros, sus gastos financieros, de 299.000 euros y sus cargas sociales, de 692.700.

La partida denominada "otros gastos de explotación" ascendió a 11,29 millones de euros; e incluye los costes de producción y los relacionados con el transporte y la difusión de la señal de televisión, que son de 5 millones anuales.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba