Medios

El Gobierno ha escatimado a RTVE 1.270 millones de euros desde 2012

La Ley de Financiación de la corporación, aprobada en 2009, estimaba que RTVE ingresaría cada año 1.200 millones de euros, que también se establecieron como techo de gasto. Pero desde 2012 no se ha alcanzado esa cantidad, lo que ha condenado a la televisión pública a un déficit casi imposible de eludir.

RTVE ingresará 974 millones de euros en 2016
RTVE ingresará 974 millones de euros en 2016 EFE

Las cuentas no salen en Radiotelevisión Española (RTVE). La corporación ha cerrado los últimos ejercicios con un alarmante déficit y en 2015 y 2016, salvo milagro, volverá a padecer el mismo problema. Una buena parte de la culpa de este desajuste la tienen los recortes que ha sufrido el ente público desde 2012, motivados por la crisis económica y muy perjudiciales para sus cuentas, su parrilla y su audiencia. Desde esa fecha, la asignación presupuestaria que se ha destinado a la televisión pública ha sido 1.268 millones de euros menor de lo esperado.

La Ley de Financiación de RTVE que se aprobó en 2009 fija en 1.200 millones de euros anuales los ingresos y gastos máximos de esta empresa pública. Fuentes de su Consejo de Administración inciden en que esta cantidad se determinó porque se consideraba como la justa y la necesaria para que Televisión Española pudiera competir contra las cadenas privadas sin entrar en números rojos.

El problema es que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, nunca ha garantizado que Televisión Española disponga de esa cuantía económica. En 2012, recortó ostensiblemente sus ingresos hasta los 937 millones de euros obligado por las medidas de ajuste que exigía la situación económica del país. Desde entonces, los ha mantenido en cifras similares: en 2013 en 941 millones, en 2014 en 940, en 2015 en 948 y en 2016, en 974. Esto supone que en cinco años la corporación ha contado con 1.268 millones de euros menos de lo que confiaba recibir.

El presupuesto de TVE para 2016 será de 974 millones de euros

El ejemplo de 2011

Un año antes de que Montoro metiera la tijera, en 2011, TVE cerró con un superávit de 29,5 millones de euros, lo que sirve a los partidarios del modelo de financiación de esta televisión aprobado por Rodríguez Zapatero para defender su viabilidad. A esa corriente de opinión no se suma el presidente de la corporación, José Antonio Sánchez, que ha lamentado recientemente la poca capacidad de movimiento de la que dispone para evitar que la televisión pública cierre con deudas cada ejercicio.

Más allá de la intencionalidad que pueda tener esta afirmación y del efecto que busque, lo cierto es que en los últimos años los números que ha presentado este medio de comunicación han sido, cuanto menos, preocupantes. En 2012 y en 2013, su descubierto fue de 113 millones de euros. En 2014, rondó los 130 millones; y, en 2015, las previsiones apuntan a que será de 30 millones de euros. Esta cantidad no será menor que en años precedentes por la mejora de la gestión de los recursos disponibles por parte de su equipo directivo, sino porque el Ministerio de Hacienda perdonará el pago del IVA sobre la mayoría de sus actividades, que se calcula que anualmente asciende a 80 millones de euros. ¿Qué quiere decir esto? Que sin el favor de Montoro, el déficit volvería a superar los 100 millones.

Las televisiones europeas reciben más dinero

En su última comparecencia en el Parlamento, el pasado junio, el presidente de Radiotelevisión Española comparó el presupuesto que recibe Televisión Española con el de sus homólogas europeas. De este modo, mientras que la corporación que dirige ha recibido en los últimos años alrededor de 940 millones de euros, la BBC británica ingresa 4.000, la RAI italiana 3.000; y las alemanas ZDF y FOX 12.000. "Difícilmente podemos competir" en estas condiciones, denunciaba el máximo responsable, afín al Partido Popular.

La 1 obtuvo una cuota de pantalla del 9 % el pasado julio

La escasez de recursos de la que dispone TVE, según testimonios como el de Sánchez, ha repercutido en la calidad de su programación y, como es lógico, en su audiencia. Sirva como ejemplo enlque La 1 obtuvo en julio una cuota de pantalla del 9%, la segunda peor de su historia (8,9 %, en agosto de 2014). Su posición es netamente inferior a la de Atresmedia y Mediaset en la TDT y una buena parte de sus nuevos productos no cuajan y son retirados pocos días o semanas después de su estreno. Y, lo que es peor, sus informativos se desinflan en credibilidad y en número de espectadores a cada día que pasa.

En esta situación, resulta inviable el retorno al anterior modelo de financiación de la televisión pública mediante publicidad, puesto que los ingresos que se obtendrían serían muy inferiores a los que actualmente se consiguen -principalmente- a través de los Presupuestos Generales del Estado y del "impuesto" que se cobra las empresas de telecomunicaciones y cadenas privadas, según indican diversos analistas y saben en Moncloa.

Los sindicatos de la casa tienen claro que la solución más sencilla para superar estas dificultades pasa porque el Estado vuelva a garantizar que RTVE disponga de 1.200 millones de euros al año. Ahora bien, si el Gobierno tomara esa medida es seguro que recibiría ataques desde diversos frentes. Internos y externos.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba