Medios

La audiencia abandona TVE: La 1 bate en verano sus peores registros históricos

La televisión pública atraviesa la peor crisis de su historia. Sus cuentas no salen, sus informativos reciben críticas constantes por su sesgo pro PP y sus programas no levantan cabeza. Su audiencia media en agosto es del 8,8, su peor registro histórico.

El presidente de TVE, José Antonio Sánchez
El presidente de TVE, José Antonio Sánchez EFE

Radiotelevisión Española se encuentra al borde del abismo. Con unos informativos inmersos en una severa crisis de credibilidad, con varios de los buques insignia de su programación con claros signos de desgaste y con un presupuesto que le condena irremediablemente a cerrar cada ejercicio con un elevado déficit, se puede decir que se encuentra a las puertas de la UVI. Este verano, a pesar de que sus competidores no han realizado grandes inversiones en su parrilla, la pública va camino de batir sus registros negativos. La 1 terminó julio con una cuota media de pantalla del 9%. Este mes, su media es del 8,8%, una décima por debajo del peor dato de su historia, correspondiente a julio de 2014.

Basta con echar la vista atrás y comparar los resultados de audiencia que obtiene hoy RTVE con los que cosechaba hace unos años para caer en la cuenta de la espiral de decadencia en la que está inmersa. En agosto de 2010, en su primer año sin publicidad, el share de La 1 fue del 15,4% y 44 de los 50 programas más vistos en la TDT se emitieron en ese canal. Un año después, su cuota de pantalla había disminuido hasta el 13,3%. En el mismo mes de 2012, fue del 12,2, en 2013, del 9,2; y en 2014, del 9,3. En los primeros 18 días de agosto de 2015, ha sido del 8,8% y sólo ha superado el 10% durante tres días. Dos de ellos, gracias a la emisión de La película de la semana el domingo por la noche y uno por el buen dato conseguido por el partido amistoso entre el Real Madrid y el Bayern de Múnich (23,5%).

TVE va camino de conseguir su peor dato de audiencia de la historia en este agosto

En julio, sin grandes competiciones deportivas en los canales de la competencia, sólo fue capaz de alcanzar el 9% de cuota de pantalla. Eso, a pesar de haber trasladado a "la primera cadena" las etapas de montaña con más interés del Tour de Francia, lo que contribuyó a maquillar el dato final de audiencia (tres de sus cuatro programas más vistos se correspondieron con esas etapas), pero no a evitar el desastre.

Un otoño muy duro

El principal problema al que se enfrentan los directivos de TVE es que este descenso de seguimiento no es un fenómeno estacional. Es decir, no se puede atribuir al tradicional bajón que sufren las televisiones en verano, sino que se encuadra dentro de la larga y profunda crisis de audiencia que padece desde hace unos años esta corporación. Por lo tanto, en otoño no se espera que remonten estos datos; y menos después de haber perdido los derechos de la Champions League y de que sus series más populares hayan comenzado a ofrecer preocupantes signos de debilidad.

En esta nueva temporada, volverá a escenificarse -como en la anterior- uno de los principales defectos que tiene su actual ley de financiación, implantada durante el segundo mandato del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y criticada en varias ocasiones por el presidente de RTVE, José Antonio Sánchez. Esta normativa eliminó la publicidad de todos los canales de la televisión pública, algo que no sólo impide que ingrese dinero por ese concepto, sino que también le sitúa en una desventaja competitiva frente a sus rivales. Máxime actualmente, cuando todos ellos se benefician del repunte de este mercado, en el que los anunciantes han invertido un 9,7% más durante los primeros seis meses del año.

Es cierto que cuanto más ingresen las televisiones privadas, más fondos recibirá RTVE procedentes de estas compañías, puesto que, por ley, deben donar a la corporación una parte del dinero que facturen. Pero, desde luego, esa cantidad será mucho menor que la que hubiera recaudado si hubiera mantenido la publicidad en sus cadenas y una audiencia similar a la que poseía cuando Rodríguez Zapatero decidió prescindir de ella.

La ausencia de la publicidad en RTVE ha impedido que se beneficie de la ostensible mejora de este mercado

Otro de los problemas que tendrá que abordar RTVE a partir del próximo otoño es el incremento de la competencia en la TDT. En octubre, el Gobierno resolverá el concurso por el que repartirá seis nuevas licencias para emitir en abierto en España. Eso introducirá a otros tantos nuevos competidores en el mercado y, como es lógico, arañará unas décimas de audiencia a La 1.

¿Qué hacer para evitar que se recrudezca este problema de audiencia? La solución más lógica pasaría por reforzar la parrilla de programación, pero las maltrechas cuentas de RTVE no lo permiten. Tampoco parece que Cristóbal Montoro esté dispuesto a inyectar dinero extra en la corporación.

Pero en la casa tienen claro -y el propio Sánchez lo ha reclamado- que hasta que Televisión Española no recupere el presupuesto de 1.200 millones de euros que perdió a principios de la actual legislatura (actualmente no llega a los 1.000), no estará en condiciones de competir con las televisiones privadas. Y eso le condena al ostracismo.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba