Medios Conde critica el ensañamiento contra su familia: “Metiendo a mis hijos querían obligarme a cantar”

En su primera entrevista tras su liberación, Conde ha negado que los fondos repatriados que investiga el juez Pedraz procedan del 'caso Banesto'. Ha amenazado con demandar a quienes no han respetado su presunción de inocencia y le han intentado “encarroñar”.

Pocos días después de abandonar la prisión madrileña de Soto del Real, donde ingresó hace dos meses tras ser acusado por el juez Santiago Pedraz de haber cometido dos presuntos delitos de blanqueo y fraude fiscal, Mario Conde ha reaparecido este miércoles en Intereconomía para ofrecer su primera entrevista tras su liberación. Y lo ha hecho para defender su inocencia y para dejar claro que el dinero que ha repatriado no tiene ninguna relación con el 'caso Banesto', sino que procede de una operación que realizó hace 30 años, que fue completamente legal. Durante la conversación, ha lamentado que las autoridades hayan involucrado a su familia en este asunto: “Metiendo a sus hijos querían obligarle a cantar. "Lo que pasa es que no puedo cantar lo que no existe".

En una conversación mantenida con el periodista Javier Algarra en un momento de su vida en el que ha confesado que se encuentra “anímicamente golpeado” y con la tentación de marcharse del país, el exbanquero ha negado que el dinero cuyo rastro sigue el juez Pedraz proceda del banco que presidió entre 1988 y 1993, y ha asegurado que en los próximos días presentará a los instructores del caso los documentos que detallan el origen real de esas partidas monetarias. "Dentro de nada, tendrá encima de la mesa todos los papeles que acreditan que esas cantidades no tienen nada que ver con el dinero de Banesto".

Conde ha incidido en que esos fondos proceden de una operación que realizó en la década de 1980, en la que participaron varias personas. "Ni un duro (de los que se ha ingresado en esas cuentas), ni a mi nombre, ni al de mi familia, procede de cuando yo era presidente del banco", ha aclarado.

"La justicia dirá si se puede difamar o encanallar siendo periodista (...). Si tenemos una justicia que consiente la carroña, es un país para irse", ha añadido.

Un dinero que declaró en su país de origen

Durante la entrevista, ha negado que haya cometido un delito de blanqueo de capitales, toda vez que el dinero que repatrió a España estaba depositado hasta ese momento en una cuenta corriente en la que lo ingresó hace 30 años tras realizar la correspondiente declaración de impuestos en su país de origen, que no ha especificado. “No puedo decir de más, lo explicaré más adelante con detalle”. Pero quiero añadir que “yo en el año 87-88 declaré ingresos de 13.000 millones (de pesetas) y pagué un talón de 2 o 3.000 millones de pesetas. "He pagado miles de millones de impuestos durante el tiempo que he estado en Banesto".

El abogado del Estado ha criticado el juicio sumarísimo al que le han sometido varios medios de comunicación españoles, que no han respetado su presunción inocencia, y ha avanzado que tomará medidas legales a su debido tiempo contra quienes han mantenido esta actitud. "La justicia dirá si se puede difamar o encanallar siendo periodista (...). Si tenemos una justicia que consiente la carroña, es un país para irse", ha añadido.

Con "tres o cuatro kilos menos" que cuando entró en la cárcel Soto del Real y con el esquema en la cabeza del libro que escribirá en los próximos meses sobre su cuarto internamiento, Mario Conde ha lamentado el maltrato que han sufrido tanto él como su familia en las últimas semanas por parte de la justicia y de una parte de la opinión pública. "Lo único que he hecho es invertir en empresas en España y me han tratado como a una organización criminal. ¿Por qué esta saña? Es como si hubiéramos matado a 300", ha manifestado.

Conde no ha querido atribuir su detención a una conspiración por parte de los poderes públicos, pero ha matizado que le cuesta mucho pensar que todo esto se deba al mero esfuerzo de un guardia civil que ha "redactado un informe" sobre sus bienes sin ninguna intención de dañarle. "A lo mejor (todo esto) es porque hablo mucho en los medios y digo cosas que me molestan. Pero en el siglo XXI creo que eso no es motivo para meter a nadie en la cárcel", ha sugerido.

"A lo mejor (todo esto) es porque hablo mucho en los medios y digo cosas que me molestan. Pero en el siglo XXI creo que eso no es motivo para meter a nadie en la cárcel", ha sugerido

Una lucha interna contra el rencor

En el último tramo de la entrevista, ha manifestado que no ha perdido la fe en las personas, pese a la persecución que ha perseguido durante los últimos 23 años por unos delitos que -afirma- no cometió. "Cuando te arruinas te das cuenta de que algunos de los que eran amigos no lo son" y cuando entras en la cárcel te das cuenta de quién te quiere de verdad. "En esas oportunidades conoces a las personas que realmente merecen la pena", ha sostenido.

El exbanquero ha declarado que hasta el momento no ha sentido rencor por quienes han tratado de perjudicar sus intereses, pero ha reconocido que en esta ocasión le está costando mucho contener ese sentimiento, máxime después de que sus familiares hayan sido encausados ante las sospechas del juez de que forman parte de una trama que blanqueó 13,06 millones de euros.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba