CNMC

Marín Quemada pedirá a Guindos renovar el Consejo, sin saber si la CNMC seguirá unida

El mandato de los consejeros  Eduardo García Matilla, Diego Rodríguez y María Ortiz expiró en septiembre de 2015 y su renovación se aplazó hasta la formación del nuevo gobierno. PSOE y Ciudadanos apuestan por dividir este organismo y el PP ha expresado su disposición a negociar esta partición.

José María Marín Quemada
José María Marín Quemada EFE

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) necesita que el ministro de Economía impulse cuanto antes la renovación de su Consejo, en el que figuran desde septiembre de 2015 tres miembros con su mandato caducado. Éste será el mensaje que trasladará el presidente de este organismo, José María Marín Quemada, a Luis de Guindos durante la primera reunión que mantengan ambos representantes en esta legislatura, en la que Ciudadanos, PSOE negociarán con el Partido Popular para tratar de que separar este organismo en dos entidades independientes.

Los consejeros cuyo mandato expiró hace 14 meses son Eduardo García Matilla, Diego Rodríguez y María Ortiz. El encargado de activar el proceso para sustituirlos o reelegirlos será De Guindos, cuyo departamento deberá proponer tres nombres en el Congreso y esperar a que obtengan el visto bueno de los grupos parlamentarios, según detallan fuentes de la CNMC.

Marín Quemada ya ha expresado su deseo de que el regulador cuente con consejeros “capaces y del máximo nivel” para garantizar que este organismo sea transparente y riguroso, algo que ha generado malestar entre varios de sus miembros, que le han recriminado el estilo personalista y autoritario con el que dirige la institución; y su tendencia a sembrar las dudas sobre la profesionalidad y la ética de algunos componentes del Consejo.

Es sabido que este organismo no ha sido precisamente un remanso de paz desde su constitución, en 2013. En su interior se libra desde hace más de dos años un conflicto interno que se inició a mediados de 2014 y que ha condicionado el día a día de la Institución. Al principio, los consejeros contrarios a Marín Quemada –entre los que se encuentra la vicepresidenta, María Fernández- apostillaban con votos particulares las resoluciones e informes que publicaba el organismo.

Desde hace unos meses, algunos consejeros se han ausentado de varias reuniones del Pleno de la CNMC y de la sala a la que pertenecen, en protesta por el mantenimiento en su cargo de Antonio Maudes el director general de Promoción, a quien acusan de haber sido desleal con la Institución y al que 'boicotean' cada vez que está prevista su intervención. Quienes más faltas acumulan son Benigno Valdés y Fernando Torremocha.

El mandato de Eduardo García Matilla, Diego Rodríguez y María Ortiz expiró en septiembre de 2015.

El último voto particular que se ha publicado es el que ha presentado Eduardo García Matilla al Informe Económico Sectorial de las Telecomunicaciones y el Audiovisual. Luis de Guindos deberá decidir en las próximas semanas si propone la renovación o la sustitución de este consejero, sobre el que se inició una investigación interna –según fuentes oficiales de la CNMC- después de que Vozpópuli desvelara en verano de 2015 que ocultó en su currículum los pagos que una de sus empresas recibió de Telefónica entre 2005 y 2009, que ascendieron a casi 1 millón de euros.

Se da la circunstancia de que este consejero se opuso a la resolución que autorizaba la compra de Digital Plus por parte de Telefónica, al considerar que los compromisos que había asumido la operadora eran insuficientes.

Dos organismos independientes

Más allá de lo que ocurra con García Matilla, Diego Rodríguez y María Ortiz, lo que parece claro es que el PSOE y Ciudadanos presionarán al Partido Popular durante los primeros compases de la legislatura para cumplir con su deseo de dividir el ‘súper-regulador’ en dos organismos independientes.

De hecho, dentro del paquete de 150 medidas que la formación liderada por Albert Rivera acordó con el PP para apoyar la investidura de Mariano Rajoy se contempla, precisamente, la separación de este organismo en dos entidades: por un lado, una Autoridad Independiente de los Mercados que asumirá las funciones de supervisión y control de los sectores energético, de telecomunicaciones y audiovisual, transportes, servicios postales y juego.

Por otro, una Autoridad Independiente de Defensa de la Competencia que se encargará, principalmente, de la promoción y defensa de la competencia y de garantizar la unidad de mercado. También de la protección de los consumidores y usuarios.

Idoia Zenarrutzabeitia, Josep María Guinart y Fernando Torremocha no podrán ser reelegidos para su cargo cuando, en septiembre de 2017, finalice su mandato.

El PSOE también ha expresado su posición favorable fragmentar la CNMC en dos mitades: una encargada de la regulación de los mercados y otra de todo lo relacionado con la competencia. Ahora bien, su portavoz en la Comisión de Economía del Congreso, Ana María Botella, aseguró el pasado 20 de octubre que no está garantizado que su partido respalde la continuidad de José María Marín Quemada y de María Fernández como presidente y vicepresidente del organismo.

En este sentido, cabe recordar que el mandato de estos dos altos cargos expira en 2019. Por su parte, el de los consejeros Idoia Zenarrutzabeitia, Josep María Guinart y Fernando Torremocha ‘caducará’ el próximo 1 de septiembre, lo que obligará a los partidos con representación parlamentaria a consensuar tres nuevos nombres para el organismo, dado que estos tres miembros no pueden ser renovados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba