Medios

La Junta de Prisa definirá el nuevo equilibrio de poder de la compañía, en plena batalla Amber-Monzón

El principal accionista del grupo y su presidente mantienen un enfrentamiento que ha deparado algunos episodios de tensión en el Consejo. La influencia de Santander podría aumentar en los próximos tiempos. La continuidad de Monzón se someterá a votación el día 29

El presidente del Grupo Prisa, Javier Monzón
El presidente del Grupo Prisa, Javier Monzón EFE

Son tantos los intereses que se arremolinan alrededor del Grupo Prisa que suele ser habitual que se registren choques entre sus accionistas y los grupos que rodean la compañía. Tal y como contó Vozpópuli a finales de mayo, su presidente, Javier Monzón, y el fondo de inversión Amber Capital -socio principal, 29,8%- mantienen desde hace un tiempo un enfrentamiento en su Consejo de Administración que no tiene fácil solución. El hedge fund pide la salida de Monzón, ante el descontento con su gestión, pese a que, sobre el papel, no tiene poder ejecutivo. Sin embargo, en los últimos tiempos se han producido algunos acontecimientos que pueden hacer que su figura salga reforzada de cara al futuro.

Hay que aclarar que, aunque Monzón ejerce oficialmente de consejero independiente, su llegada y ascenso en Prisa se deben al apoyo que le brinda Banco Santander. De hecho, fue el candidato que impulsó la propia entidad financiera para sustituir a Juan Luis Cebrián, una vez su situación al frente de Prisa se volvió insostenible. En aquel entonces, por cierto, Amber Capital también había exigido la dimisión del exdirector de El País y primer ejecutivo de la compañía.

La continuidad de Monzón en el Consejo se someterá a votación en la próxima Junta General de Accionistas del grupo, que se celebrará el 29 de mayo. Fuentes de este órgano vaticinan que, pese al activismo de Amber Capital, el presidente no tendrá especiales dificultades para renovar en su cargo.

A partir de ahí, en el futuro se esperan dos operaciones que podrían reforzar a Monzón, dado que incrementarían la posición de Santander en Prisa, que oficialmente asciende al 4,1% del capital. Según adelantaba eldiario.es, el mexicano Roberto Alcántara (Grupo Herradura Occidente) habría decidido salir del grupo, en favor de Santander, quien asumiría su participación. La entidad financiera también habría negociado con HSBC, que cuenta con el 9% del capital.

Débil equilibrio

Los cambios en la estructura de capital podrían modificar el equilibrio de fuerzas en la compañía, lo que restaría poder intimidatorio a Amber Capital, quien cuenta con casi el 30% de las acciones. De hecho, desde Amber Capital sospechan que Monzón podría asumir poderes ejecutivos en los próximos meses, tal y como expresan fuentes cercanas al fondo.

Según figura en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el fondo capitaneado por Joseph Oughourlian aglutina el 29,8% del capital, es decir, un porcentaje muy superior al de Telefónica (9,4%), HSBC (9%), los cataríes de International Media Capital (5,1%), Grupo Herradura Occidente (5%), Carlos Slim (4,3%) y Santander (4,1%).

En una situación en la que las sensibilidades se encuentran a flor de piel, el cambio en la Dirección de El País ha generado cierta tensión entre algunos de los accionistas, que han atribuido a Javier Monzón influencia en su nombramiento.

No obstante, más allá de los posibles virajes editoriales que podría implicar la vuelta de Javier Moreno al despacho principal de la redacción madrileña, lo cierto es que a los fondos de inversión les inquieta la situación de la compañía, con una acción que ha caído el 50% en los últimos meses y con una operación de venta en Portugal -de la filial Media Capital- que sigue activa y que ha sufrido varios contratiempos desde 2018.

Todo eso obligará a los socios del grupo a votar sobre una reducción del capital social para equilibrar el balance, dentro de la Junta del próximo día 29. “El patrimonio neto de la sociedad es inferior a las dos terceras partes de la cifra del capital social, si bien se sitúa por encima de la mitad del capital social, por lo que la sociedad se encuentra en una situación de desequilibrio patrimonial a los efectos de la obligación de reducir el capital social en el plazo de un año, de acuerdo con el artículo 327 de la Ley de Sociedades de Capital”, ha detallado el grupo este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el punto 5 del orden del día se votarán tres reducciones de capital por un total de 595 millones de euros, así como la compensación de pérdidas con cargo a reservas voluntarias -197 millones- y a la reserva legal -18 millones-.

Desde uno de los fondos de inversión de Prisa incidían este miércoles en que, pese a las dudas editoriales que puede generar en Moncloa -especialmente, en el entorno de Podemos- el cambio de posición editorial de El País, y pese a que Joseph Oughourlian alardea de tener una buena relación con el Gobierno, la realidad es que estas entidades tienen la única prioridad de rentabilizar su inversión, lo que explica los movimientos hostiles que realizan en ocasiones.

Llama la atención que Amber Capital haya emprendido maniobras similares en Francia, donde en los últimos tiempos ha conspirado para provocar la marcha del líder del potente grupo Lagardère, Arnaud Lagardère. La batalla ha implicado a Nicolas Sarkozy, al dueño del imperio de Vivendi, Vicent Bolloré, al fondo soberano de Qatar y al propio Oughourlian.

Son muchas derivadas políticas y económicas las que rodean actualmente a los grandes grupos mediáticos.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba