Medios

El no va más de Cebrián: dice que el problema de deuda de Prisa se solucionará en 10 meses

La compañía debe 1.880 millones de euros a sus acreedores, pero su presidente ejecutivo está convencido de que sus problemas financieros acabarán en 10 meses, aunque no ofrece ninguna pista sobre su plan para conseguirlo. En los últimos meses, sus obligaciones se ha reducido, pero a costa de la venta de importantes activos y de la salida de negocios otrora estratégicos para la empresa.

El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián
El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián EFE

Los 1.880 millones de euros que debe el Grupo Prisa a sus acreedores no parecen inquietar en exceso a su presidente, Juan Luis Cebrián. El ejecutivo, al que se considera como el principal responsable de operaciones que han incrementado en cientos de millones la deuda de la compañía, como la OPA sobre Sogecable, ha asegurado este jueves que su empresa es una de las menos hipotecadas del sector de los medios de comunicación y ha confiado en que sus problemas financieros estén resueltos en un plazo de 10 meses. Eso sí, no ha ofrecido ninguna pista sobre cómo los va a solucionar.

Cebrián ha participado este jueves en un desayuno informativo en la capital madrileña junto al director de El País, Antonio Caño, que ha negado que la línea editorial de Prisa esté condicionada por los poderes políticos y económicos desde que en 2013 la compañía se viera obligada a refinanciar su pasivo para evitar una quiebra a la que se aproximaba a velocidad de crucero. Esta maniobra financiera fue posible gracias a que la banca acreedora aceptó la capitalización de la deuda que mantenía con el grupo, después de una negociación en la que se otorga una importancia fundamental a Soraya Sáenz de Santamaría. Desde entonces, son muchas las voces que han acusado a Prisa de haber reducido drásticamente el tono de sus críticas hacia el Gobierno y hacia la propia vicepresidenta.

En el momento en que culminó la refinanciación (diciembre de 2013), la empresa debía 3.200 millones de euros. Actualmente, esa cantidad se ha reducido hasta los 1.880 millones, aunque a costa de deshacerse de activos que han mermado su dimensión y su influencia en la sociedad. Entre ellos, se encuentran Digital Plus y una parte significativa de sus negocios editoriales. Entre sus pretensiones, también se encuentra la de deshacerse de la cabecera económica Cinco Días, tal y como adelantó Vozpópuli. En lo que va de año, la compañía fundada por el fallecido Jesús de Polanco ha ganado 43,52 millones de euros. Ahora bien, sus pérdidas en el ejercicio anterior fueron de más de 2.000 millones de euros.

Su defensa de El País

Durante el acto informativo de este jueves, Cebrián -al igual que Caño- ha vuelto a definir a El País como el adalid del periodismo independiente y de calidad, y ha negado que en ningún momento de su historia haya estado supeditado al PSOE. “Cuando El País se fundó, estaba representado (entre sus fundadores) casi todo el arco parlamentario clandestino. Menos el PSOE”, ha recordado.

Preguntado por la preocupante pérdida de difusión (-15% en lo que va de año) y de dinero (-12,8 millones de euros) del periódico, Antonio Caño se ha mostrado tranquilo y ha incidido en que la caída del papel se ha reducido e incluso las ventas han aumentado durante los fines de semana. “Las cifras del periódico evolucionan de forma positiva y el tráfico de internet crece a un ritmo de casi el 50%”.

Hace unos meses, el director pronunció un discurso ante la redacción en el que hizo un llamamiento a concentrar los esfuerzos en la edición digital del diario y otorgar una importancia secundaria al papel. “Es como la heroína. Nos encanta, pero nos mata”, afirmó. En el acto en el que ha participado esta mañana ha matizado su opinión con una frase lapidaria: “Mientras haya un ejemplar (de prensa) a la venta, vamos a hacer el mejor periódico que podamos”.

El director ha manifestado que el periodismo actual es víctima de cierta acomodación al poder establecido, de una falta de visión para detectar las “energías renovadoras” de la sociedad y de un miedo a perder “su posición de privilegio”, ante lo que ha reivindicado un esfuerzo de los profesionales y los editores para adaptarse a los nuevos tiempos.

Ahora bien, ha criticado algunas nuevas formas de informar, como la de determinados tertulianos y periódicos “confidenciales”. “Asistimos en España a un brote de lo que se denomina ampulosamente como periodismo comprometido (…). En él, todo es escándalo y subjetivismo”, ha denunciado.

Cebrián y la Constitución

Para rematar su intervención en el acto, Cebrián también se ha pronunciado sobre la actualidad política española y, en concreto, sobre la situación en Cataluña. El ejecutivo se ha mostrado convencido de que el actual sistema “esta muerto si no se cambia la Constitución”, puesto que, en su opinión, la Carta Magna no da respuesta a los anhelos de algunos. “Todo el arco parlamentario está llamado a hacer frente al golpe al Estado” de los independentistas.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba