Medios

Javier Monzón salva el 'match ball' de la Junta de Prisa pese a la guerra con los fondos

Monzón se mantendrá como presidente de Prisa con el apoyo del 62% de los accionistas del grupo y el 1,2% en contra. El resto, se ha abstenido

Javier Monzón
Javier Monzón Prisa

Javier Monzón se mantendrá como presidente no ejecutivo del Grupo Prisa tras haber salvado el match ball de la Junta de Accionistas. El empresario ha sido reelegido este lunes como consejero en una votación en la que ha obtenido el 62% de su favor y el 1,2% en contra. El resto de los socios, entre los que se encuentra presumiblemente Amber Capital, se ha abstenido.

La dueña de El Pais y la Cadena SER ha celebrado este lunes su Asamblea ordinaria de socios; y lo ha hecho en plena guerra fría entre sus accionistas. En uno de los bandos se encuentra el fondo de inversión Amber Capital, que había acusado a Monzón del fracaso y la paralización de las grandes operaciones que la compañía tiene pendientes, que son, principalmente, la venta de su negocio en Portugal (Media Capital), la refinanciación de la deuda financiera -de más de 1.000 millones de euros- y la salida a bolsa de la rama digital de Santillana.

En el otro extremo, está Monzón, quien cuenta con el gran respaldo de Banco Santander (4,1%) y con los apoyos de Telefónica (9,4%) y de la familia Polanco (7,6%), entre otros.

La reelección del presidente no ejecutivo ha sido avalada por el 62,28% de los socios del grupo que han acudido a la Junta de este lunes, lo que deja claras las dudas sobre su continuidad que tiene una parte de los accionistas. No sólo Amber Capital, sino de otros fondos de inversión que forman parte del capital.

Fuentes cercanas al fondo capitaneado por Joseph Oughourlian habían expresado el pasado sábado su duda con respecto a si votar en contra de Monzón o si respaldarle, pese a las diferencias que separan a las partes. Finalmente, parece que han optado por la abstención. Es decir, por la opción intermedia.

Llama la atención el escaso apoyo que ha logrado Sonia Dulá por parte de los accionistas, que también ha sido del 62%. Fuentes del Consejo de Administración recuerdan que esta empresaria ejerce de presidenta del Comité de Nombramientos y Retribuciones de Prisa. Es decir, del órgano que tramitó el informe que el pasado otoño apoyó la continuidad de Monzón como chairman del grupo pese a su imputación -archivada en enero- en el caso Púnica.

Por esta razón, también habría sufrido un voto de castigo, según explican los mismos informantes.

Las presiones que ha ejercido Amber Capital en los últimos tiempos no le han valido para conformar un grupo de accionistas críticos que provocaran la salida del presidente. Esto también le ocurrió hace unas semanas, salvando las distancias, en la compañía francesa Lagardère, donde también quiso desahuciar sin exito al al líder del grupo, Arnaud Lagardère.

En Prisa también encabezó un frente contra Juan Luis Cebrián que comprometió su posición dentro de la compañía. De hecho, meses después de que Amber Capital iniciara las hostilidades contra el periodista y académico, y ante el fracaso de la operación de venta de Santillana, Banco Santander propuso la figura de Monzón para sustituirle al frente del grupo.

Junta telemática

En la reunión de accionistas celebrada este lunes de forma telemática, en la que se han aprobado todos los acuerdos que figuraban en el orden del día, Monzón ha incidido en que el futuro de Prisa se sujeta sobre dos patas: una, la relativa al negocio de la educación (Santillana) y, otra, la que está relacionada con los medios de comunicación.

"Estamos convencidos de que ambos negocios tienen elevado potencial de valor si los gestionamos de forma adecuada, con equipos enfocados en cada uno de ellos, atentos a sus características y circunstancias específicas, que requieren capacidades muchas veces diferentes y rutas diferenciadas; preparándolos así para que puedan atraer los recursos y el capital necesarios para cada uno de ellos y también, por qué no, inversores y accionistas distintos", ha expresado.

En su discurso, ha aprovechado para lanzar -implícitamente- un dardo a los fondos de inversión, al asegurar que las grandes decisiones estratégicas sobre el futuro del grupo se han adoptado por unanimidad en el Consejo, pese a las críticas que se lanzan fuera de este órgano.

El consejero delegado, Manuel Mirat, ha expresado su confianza en que Prisa logre superar la crisis que se ha desatado como consecuencia de la covid-19 y ha valorado el papel que juegan los medios de comunicación de Prisa en la sociedad española. "Nosotros no representamos a ningún poder ni a ningún grupo de interés. Ejercemos el periodismo en su más noble, clásica y comprometida acepción, aunque muchas veces no seamos comprendidos, e incluso seamos atacados", ha expuesto.

Durante la reunión, se ha aprobado una reducción del capital social para equilibrar el balance de Prisa. “El patrimonio neto de la sociedad es inferior a las dos terceras partes de la cifra del capital social, si bien se sitúa por encima de la mitad del capital social, por lo que la sociedad se encuentra en una situación de desequilibrio patrimonial a los efectos de la obligación de reducir el capital social en el plazo de un año, de acuerdo con el artículo 327 de la Ley de Sociedades de Capital”, ha detallado el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el punto 5 del orden del día también se ha dado el visto bueno a tres reducciones de capital por un total de 595 millones de euros, así como la compensación de pérdidas con cargo a reservas voluntarias -197 millones- y a la reserva legal -18 millones-.

Asimismo, se ha apoyado la continuidad en el Consejo de Javier de Jaime, Joseph Oughourlian, Khalid Thani Abdullah Al Thani y Manuel Polanco.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba