Medios

Grupo Zeta: La deuda y los 'medios zombis' generan dudas en los potenciales compradores

Los acreedores presionan para que Zeta encuentre un comprador, ante la evidencia de que, en la situación actual, el grupo tendrá dificultades para pagar su deuda. En el mercado, consideran muy elevadas las pretensiones de los vendedores y tienen dudas en la rentabilidad de la operación

Protesta de los trabajadores del Grupo Zeta en 2015
Protesta de los trabajadores del Grupo Zeta en 2015 Efe

El proceso de venta del Grupo Zeta sigue en marcha, pero se encuentra expuesto a una serie de contingencias que amenazan su llegada a buen puerto. Las dos principales son la elevada deuda de la compañía y las dudas que genera en los interesados la adquisición de medios de comunicación que serán difíciles de rentabilizar, dada la situación del mercado, como las revistas, según han explicado a Vozpópuli fuentes implicadas en las conversaciones, de momento, informales.

Según los últimos datos ofrecidos por el grupo, sus adeudos ascienden a alrededor de 100 millones de euros, a través de un crédito sindicato que mantiene con CaixaBank, Banco Popular (Santander), Banco Sabadell y el Instituto Catalán de Finanzas. Algunos de sus acreedores -especialmente CaixaBank- han presionado durante los últimos meses a la compañía de los Asensio para que encuentre un comprador en el menor plazo posible, ante la evidencia de que tendrá dificultades para cumplir sus obligaciones con los bancos dada la situación que vive el negocio.

Desde los acreedores consideran que han tenido suficiente paciencia con una compañía cuya deuda ha sido refinanciada en cinco ocasiones (2009, 2012, 2013, 2015 y 2017); y a la que permitieron invertir en el negocio una gran parte de los fondos adquiridos tras la venta de Ediciones B a Penguin Random House -por 39 millones de euros- que podrían haberse destinado a reducir su pasivo.

Posibles compradores

Entre los grupos a los que se ha tanteado desde el inicio del proceso de venta se encuentran Vocento, Editorial Prensa Ibérica y Prisa. Sin embargo, las fuentes del mercado y financieras consultadas inciden en que todos ellos tienen dudas sobre la operación, tanto por el problema que implicaría la asunción de la deuda, como por la dificultad para hacer remontar el vuelo a algunas de sus divisiones.

Se da la circunstancia de que la empresa del grupo que más dinero perdió en 2016 fue El Periódico de Catalunya S.L. (2,2 millones de euros), que es precisamente la que más interés ha despertado en algunos de los compradores, ante las posibilidades que ofrece un diario que es líder en venta en quiosco en Cataluña. No obstante, las posibilidades de rentabilizar este producto periodístico son mucho mayores que la de activos como sus revistas, según estiman fuentes del sector que han mantenido conversaciones con Zeta.

Uno de los interesados en que esta operación saliera adelante fue el anterior Gobierno, que consideraba positiva la entrada en Cataluña de uno de los grandes editores de prensa españoles, puesto que le permitiría tener un aliado en un territorio en el que existen decenas de medios de ideología independentista. Todo ello, pese a que El Periódico ha defendido tradicionalmente las tesis constitucionalistas y ha sido muy crítico con los secesionistas, pese a que al inicio del procés realizó algún guiño al Govern de Artur Mas, como en la portada que publicó el 11 de septiembre -diada- de 2012.

El Grupo Zeta está conformada actualmente por varias cabeceras, como son El Periódico de Catalunya, Sport, El Periódico Mediterráneo, El Periódico de Aragón, El Periódico de Extremadura, La Crónica de Badajoz y La Grada. También explota varias revistas (Woman, Cuore, Rumore, Viajar, Stilo o Primera Línea) y cuenta con una división dedicada a invertir en startups. El pasado enero, decidió cerrar las históricas publicaciones Tiempo e Interviú, mientras que en abril de 2017 se deshizo por 39 millones de euros de Ediciones B, actualmente propiedad de Penguin Random House.

No hay que olvidar que la auditora Deloitte recomendó a sus gestores -en un informe realizado en 2017, antes de la refinanciación- explorar posibles fusiones con competidores como Prisa, Godó y Vocento, ante sus dificultades para sobrevivir en solitario en un mercado en el que existe una “clara necesidad” de concentraciones.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba