Interviú y Tiempo

El Grupo Zeta asegura que no cerrará más medios pese a las dificultades financieras

La compañía ha anunciado este lunes el cierre de ‘Interviú’ y ‘Tiempo’ y el despido de sus 25 trabajadores. Pese que al informe que realizó Deloitte sobre sus negocios le aconsejó la clausura de más cabeceras, el grupo afirma que en su plan de viabilidad 2017-2022 no se contempla esta opción.

Carla Figueroa, portada de Interviú.
Carla Figueroa, portada de Interviú.

Dentro del cementerio en el que yacen los cadáveres que ha dejado la crisis de la prensa impresa se encuentran desde este lunes dos nuevos medios de comunicación: las revistas Interviú y Tiempo. Como ocurrió con otras publicaciones, no pudieron sobrevivir a la drástica caída de las ventas, al descenso de los ingresos publicitarios y a la incapacidad de sus gestores para encontrar fórmulas para mantener a flote el negocio. En los altos despachos del Grupo Zeta se han barajado durante los últimos meses varias opciones para evitar la desaparición de estas cabeceras y el consiguiente despido de sus 25 empleados; sin embargo, finalmente se ha descartado mantenerlas con vida por “ser insostenibles”. Pese a que el holding de los Asensio atraviesa una situación financiera muy compleja, sus fuentes oficiales aseguran que no está encima de la mesa la clausura de otros medios.

En el comunicado en el que Zeta ha oficializado este lunes el cierre de las dos publicaciones, se incluyen dos datos que aclaran cuál era su situación: en el último lustro habían perdido 7 millones de euros y el 65% de la difusión. Evidentemente, esto complicaba el cumplimiento del contrato de refinanciación de la deuda que la empresa firmó el pasado verano con la banca acreedora, en el que se comprometía a hacer “rentable y sostenible” el grupo antes de 2022. Eso podía implicar la venta o la clausura de cabeceras. Este último punto se ha cumplido con Interviú y Tiempo.

Conviene recordar que Deloitte realizó hace unos meses un análisis sobre la situación de los negocios del grupo y aconsejó el cierre de estas dos publicaciones, así como de las revistas CuoreViajar y Woman; y de los diarios El Periódico de AragónEl Periódico de ExtremaduraLa Crónica de Badajoz. La consultora también sugirió la posibilidad de deshacerse de las plantas de impresión de Barcelona, Córdoba y Alicante –activas-, así como las que mantiene cerradas en Salamanca Zaragoza.

Fuentes oficiales del Grupo Zeta inciden en que no está previsto prescindir de más publicaciones, aunque aseguran que se realizarán los ajustes que sean necesarios para equilibrar las cuentas. En paralelo, se destinarán "recursos" y "esfuerzos" para confirmar la transformación digital de sus negocios, en un momento histórico en el que el papel ofrece claros síntomas de sufrir una enfermedad crónica y terminal.

La década ominosa

La compañía negociará con los 24 trabajadores de Zeta Publicaciones S.A. (Interviú y Tiempo) la indemnización que les corresponde tras el cierre de las revistas. Los sindicatos han lamentado este lunes la falta de iniciativas por parte de los responsables de estas cabeceras para evitar su desaparición y han criticado la beligerancia que han demostrado durante los últimos años, en los que han aplicado despidos y “fuertes” recortes salariales a sus empleados. La pasada primavera, les llegaron a proponer un tijeretazo del 40% en su retribución.

Consumado el cierre de estas dos revistas, y tras la venta de Ediciones B por 39 millones de euros, ejecutada hace unos meses, el grupo tratará de mantenerse a flote con El Periódico de Catalunya como principal baluarte. En el estudio citado anteriormente, Deloitte le aconsejó explorar fusiones con otros grupos de medios de comunicación (citó a Prisa, Vocento y Godó), aunque fuentes del mercado afirman que actualmente no existe ninguna negociación formal al respecto.

Su deuda ascendía antes de la refinanciación a alrededor de 100 millones de euros, de los que una parte la asumía la matriz Grupo Zeta S.A., y otra parte la sociedad Periódico de Catalunya S.A. Así se decidió tras la reestructuración de los adeudos de la compañía que se rubricó en noviembre de 2015. La cuarta, después de las que tuvieron lugar en 2009, 2012 y 2013.

En 2017, la empresa y los acreedores (Caixabank, Banco Popular, Banco Sabadell, BBVA y el Instituto Catalán de Finanzas) supeditaron la suavización de las condiciones de pago a la elaboración de un plan de negocio que abría la puerta a la realización de duros sacrificios. Hace tres semanas, se oficializó el despido de una veintena de empleados del periódico Sport. Este lunes, se ha confirmado el cierre de dos revistas emblemáticas.

Los trabajadores de Zeta Publicaciones S.A. serán despedidos después de varios meses de rumores de cierre.

Los trabajadores de Zeta Publicaciones S.A. serán despedidos después de varios meses de rumores en los que se habló de cierre, pero también de convertir Tiempo en un suplemento de Interviú; de mantener las ediciones digitales de estas cabeceras o de crear una unidad de periodistas de investigación a partir de la redacción de Interviu. “Se han estudiado mil opciones, pero ninguna garantizaba la rentabilidad”, reconocen desde la empresa.

A partir de ahora, el negocio de medios de comunicación presidido por Antonio Asensio Mosbah, hijo de Antonio Asensio Pizarro, tratará de mantenerse a flote después de una década negra en la que ha sido víctima de los duros efectos de la crisis del papel y de la revolución tecnológica. Con menos medios de comunicación, menos trabajadores (1.500 menos que hace una década) y menos peso en el mercado. Y sin dos de sus buques insignia durante décadas pasadas: Interviú y Tiempo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba