Medios de comunicación

Vocento defiende el pago por contenidos: "quienes dependan de la publicidad lo van a pasar mal"

Luis Enríquez ha advertido de la necesidad de que la prensa aplique el pago por contenidos, ante los profundos cambios del mercado publicitario y el incremento de la fuerza de competidores como Google, Facebook y Amazon

Entrega de Premios Vocento Liderazgo Empresarial
Entrega de Premios Vocento Liderazgo Empresarial Chema Moya

Mientras las plataformas de vídeo bajo demanda (Netflix, HBO) y las de música en streaming (Spotify) han conseguido captar a cientos de miles de suscriptores en España, la prensa, en su mayoría, ofrece sus contenidos de forma gratuita en sus ediciones digitales y no ha sido capaz de obtener ingresos mediante esta vía. Ante esta situación, el consejero delegado de Vocento, Luis Enríquez, ha advertido de la necesidad de desarrollar contenidos de pago en estos negocios. Entre otras cosas, porque los cambios que han tenido lugar en el mercado publicitario -y los que se intuyen- provocarán que las empresas que dependan en exceso de la generosidad de los anunciantes se vean metidas en serios apuros.

La tendencia ha cambiado durante los últimos tiempos y los anunciantes cada vez reclaman más datos de los lectores de prensa digital para tratar de aumentar la rentabilidad su inversión. A juicio de Enríquez, a partir de ahora los medios tendrán que realizar “ingentes inversiones” para poder proporcionar a sus 'clientes' esta información sobre sus usuarios. Lo harán, además, en desventaja con los gigantes como Google, Facebook y Amazon, que también compiten por la publicidad y que tienen a su disposición un número mucho mayor de datos de sus usuarios.

Vocento ha aplicado un muro de pago (ON+) en algunos de sus diarios regionales gracias a la buena posición con la que cuentan estas cabeceras en las provincias en las que se editan. Ahora bien, en ABC esta experiencia sería imposible de realizar -confiesa Enríquez-, puesto que competiría con diversas cabeceras tradicionales y nativas que ofrecen sus contenidos de forma gratuita. “Sería como ofrecer Netflix de pago" en un mercado en el que "otros ofrecen los contenidos de Netflix sin coste", ha lamentado.

España, a la cola

Ciertamente, en España las grandes cabeceras tienen mucho menos desarrollados este tipo de servicios de pago que en países como Estados Unidos o Reino Unido. Sin ir más lejos, The Washington Post anunció hace unos meses que había sobrepasado el millón de suscriptores, mientras que los abonados de The New York Times se han incrementado el 46% durante los últimos tiempos. Entre otras cosas, por la reacción que ha provocado en los lectores la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Pese a los profundos cambios que vive el sector, el directivo ha afirmado que la prensa sobrevivirá si consigue, por un lado, que el lector confíe en sus contenidos, por otro, si invierte para conocer de una mejor forma el perfil de sus lectores y, por otro, si logra aplicar con rapidez los cambios tecnológicos que aparezcan en el mercado. A las suscripciones, las considera como una forma de recuperar el vínculo con el lector que se perdió cuando comenzó la decadencia de la prensa impresa y los ciudadanos dejaron de ir al quiosco para comprar este producto.

Enríquez ha hecho estas declaraciones durante la presentación del estudio anual de Deloitte con sus predicciones para los próximos años sobre los sectores de los medios de comunicación, la tecnología y las telecomunicaciones. El documento pone de relevancia que las plataformas de vídeo bajo demanda tienen ya 375 millones de suscriptores en el mundo, frente a los 150 millones de las que ofrecen música en streaming y los 20 millones de la prensa. Estas últimas son más costosas y mucho menos numerosas.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba