Medios

Amber explota contra Javier Monzón y Ana Botín y pide la marcha del presidente de Prisa

El primer accionista del grupo reclama la salida de Javier Monzón y acusa a Santander de tener más influencia en la editora de 'El País' de la que le corresponde. La acción ha caído un 60% en lo que va de año

El presidente del Grupo Prisa, Javier Monzón
El presidente del Grupo Prisa, Javier Monzón EFE

La mar gruesa ha vuelto a azotar el Consejo de Administración de Prisa. El primer accionista de la compañía, el fondo de inversión Amber Capital (29,8%), ha alzado de voz contra -a su juicio- las injerencias del Santander en el grupo y ha pedido la marcha de su presidente no ejecutivo, Javier Monzón, sobre el papel independiente, pero hombre de confianza de Ana Botín y también 'jefe' del Consejo de OpenBank.

El órgano de gobierno de la dueña de El País y la Cadena SER se ha reunido este martes, un día antes de la publicación de los resultados trimestrales, y se ha evidenciado el efecto que ha generado el coronavirus sobre su contabilidad, que, entre otras cosas, ha obligado a presentar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo sobre sus trabajadores.

Fuentes internas del Consejo han reconocido a Vozpópuli que el nivel de crítica hacia Javier Monzón por parte de Amber Capital se ha incrementado considerablemente, pues, entre otras cosas, se le acusa de proteger los intereses de una entidad bancaria que tiene una mucho menor participación en Prisa que este fondo de inversión, como es Santander, con el 4,1% del capital.

Hay que tener en cuenta que la compañía capitaneada por Ana Botín aterrizó en Prisa después de capitalizar una parte de la deuda que mantenía con el grupo. Durante los últimos años, ha asegurado las ampliaciones de capital de la editora y ha financiado a los descendientes de Jesús de Polanco -su fundador- para que pudieran acudir a estas operaciones y evitar que su peso accionarial se redujera aún más. Actualmente, es del 7,6%, frente al 64% que aglutinaban antes de la crisis de 2008.

Elevado salario

Otro de los reproches -señalan estas fuentes- que ha dedicado Amber Capital a Monzón es el relativo a sus elevados emolumentos, que fueron de 400.000 euros en 2019 -mucho menores que los que percibía Juan Luis Cebrián- y que serán de 340.000 en 2020 tras el ajuste que ha sufrido el Consejo como consecuencia de la covid-19.

Pese a que el director de operaciones es Manuel Mirat -quien cuenta con el visto bueno de Amber-, desde el fondo de inversión se culpa a Monzón y a Santander del retraso de la refinanciación de la deuda del grupo y de los problemas a los que se ha enfrentado Prisa para vender su negocio en Portugal, Media Capital. Todo esto -tal y como contó este periódico- ha agudizado los síntomas que ha generado el coronavirus en el grupo y ha provocado un desplome en bolsa que asciende al 60% en lo que va de año.

Amber Capital presionó para lograr la dimisión de Javier Monzón cuando fue imputado por el juez Manuel García-Castellón dentro del 'caso Púnica'. Entonces, el Consejo de Prisa encargó un informe a la Comisión de Nombramientos y Retribuciones del grupo para analizar si esta circunstancia debía provocar su abandono de la presidencia de la compañía.

El informe avaló su continuidad, pese a las reticencias expresadas por Amber Capital. Unas semanas después, la Audiencia Nacional decidió retirar la imputación a Monzón.

A Monzón le apoya Santander, que fue el que impulsó su nombramiento. Dentro del Consejo, cuenta con la alianza de Javier Gómez Navarro, exministro de Comercio y Turismo (1993 y 1996) y presidente del Consejo Superior de Deportes en el momento en que se celebraron los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Conviene recordar que el PSOE ejerce indirectamente -a través de la asociación de abogados socialistas de ADADE- la acusación popular en el 'caso Púnica', lo que a juicio de algunos accionistas críticos -entre ellos, Amber- dificultó el diálogo institucional con Moncloa durante su imputación.

La situación de Prisa

Prisa cuenta actualmente con una deuda financiera superior a los 1.000 millones de euros que pretende rebajar con la desinversión definitiva de Portugal y con la futura salida a bolsa de la parte digital de Santillana. No obstante, los medios del grupo han visto mermados sus ingresos en los últimos meses sus ingresos como consecuencia de los efectos que ha generado la crisis del coronavirus en el mercado publicitario.

La caída en Bolsa de la compañía también ha contribuido a agudizar sus problemas.

Precisamente, la mala situación económica de Prisa motivó la entrada de Amber Capital en la compañía y su progresivo crecimiento, hasta alcanzar el 29,8% actual. En este tiempo, ha ejercido un papel activo en el Consejo y, de hecho, inició una guerra hace un lustro para que Juan Luis Cebrián fuera apartado del poder ejecutivo.

Una acción similar ha realizado en los últimos tiempos en el grupo francés Lagardère; sin embargo, de momento, sin éxito. 

Preguntado por este asunto, un portavoz de Prisa niega que ninguno de los consejeros haya acusado al presidente de mala gestión o que hay pedido su dimisión durante el consejo celebrado este martes. El aludido ha declinado atender a la llamada de este medio.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba