Gourmet

Valhalla, la bebida vikinga que no deja resaca

La hidromiel, nunca antes comercializada en España, ha servido de inspiración empresarial para dos sevillanos amantes del mundo de la fantasía.

Valhalla, la bebida vikinga que no deja resaca.
Valhalla, la bebida vikinga que no deja resaca.

España ya tiene su primera hidromiel, reconocida como la primera bebida alcohólica de la historia. Cuesta imaginar que en pleno boom de todo lo relacionado con lo gourmet y las cervezas artesanas, no haya sido hasta hace menos de un año cuando comenzara a comercializarse esta bebida.

Desde Sevilla, Luis Martínez y José Ramón González-Sicilia, amantes del mundo vikingo, Juego de Tronos y El Señor de los anillos, entre otras pelis, lanzan Valhalla (se pronuncia “Valjala”), una marca de hidromiel que ya se bebe y se vende en varias ciudades como Cádiz, Córdoba, Madrid, Zaragoza o Alicante, entre otras.

Para los que no sepan qué es la hidromiel, entrevistamos a uno de sus creadores, Luis, que nos explica que su afición a ese mundo de fantasía les llevó a querer probar lo que bebían los vikingos. “Era un hobby, buscamos información y empezamos a hacer muchas pruebas que empezaron a gustar a nuestros amigos y a amigos de amigos… La bola fue creciendo hasta que decidimos intentarlo”.

Cómo surgió

La hidromiel se compone de agua, levadura y miel (una multifloral de primera calidad de cooperativas de la Sierra Sur sevillana). Cada hidromiel, nos cuenta Luis, depende sobre todo de la miel utilizada en su producción. “Como el vino con la uva”, matiza. Y además ellos han creado varios tipos de hidromieles para conquistar a todos los paladares: la hidromiel tradicional seca “que recuerda al sabor del fino y la manzanilla”; la clásica, semiseca, y para los que buscan algo más dulce, tienen la variedad doble miel; y la Freija, que “tiene una segunda maceración con frutos rojos”. Puedes probarla en copa, en botellín o en cuerno, artesanos les fabrican modelos con astas naturales y con boquillas metálicas que venden en su web para “conseguir la experiencia vikinga total”.

Hace dos años y medio Luis y José Ramón hacían pruebas en su piso, hoy se enfrentan a su primera campaña navideña con la ilusión emprendedora y el sueño de llegar a la feria internacional de la hidromiel en Colorado y volver con un premio. Han sacado adelante su idea (crear su versión de la bebida favorita de Julio César) con la ayuda de familia, amigos y la comprensión de proveedores de la zona.

Testaron su hidromiel en reuniones de amigos, en la puerta de las tiendas de conocidos y hasta en los bares en los que se reúnen los aficionados a esta cultura del mundo de las leyendas, la historia, la magia… La buena aceptación les empujó y ahora buscan convertirse en una nueva opción en los bares y las casas de España, Europa, donde es más conocida la bebida, y el resto del mundo.

El maridaje de la hidromiel: queso

Ahora fabrican unos 1000 litros al mes y tienen en su misma provincia un modelo a seguir, el éxito sin igual de la ginebra de una fábrica familiar de Carmona. “Puerto de Indias es el sueño de cualquier productor de licores ahora mismo. Tenemos esa posibilidad, la que nos da fuerza para pensar ¿y si nos pasara algo así? Su gran secreto es haber sido diferentes y haber mezclado la ginebra cuando muchos les rechazaban. El mercado tiene eso, que es impredecible, y muchas veces los grandes entendidos se equivocan”.

Las botellas de 75 cl van desde los 6,99 a los 11,99 euros según el tipo de Valhalla que quieras adquirir.

“Al tener la miel, uno irremediablemente piensa en queso cuando le preguntan cómo maridar Valhalla”, cuenta Luis. Pero además asegura que muchos la utilizan como bebida para “salir de copas”, o como la copita que se toma uno “igual que un mistela o manzanilla”. Su hidromiel seca “entra bien con pescaíto” y las dulces “quedan muy bien para postre” y mucha gente la toma sola. El queso combina con todas, al tener miel uno irremediablemente piensa en queso.

Ventaja: no produce resaca

Uno de los puntos que más interesantes para el consumidor es que, además de ser apta para celíacos, su búsqueda por tener un producto lo más natural posible hace que no produzca resaca.

Podrían haber encontrado la bebida perfecta. “Nuestra experiencia es que no deja resaca y hemos bebido bastante. Mi teoría es que al ser algo tan natural, sin sulfitos, la resaca, si la tienes, es más suave. La calidad de los ingredientes de la bebida, mieles de la sierra, levaduras naturales… Es fundamental para ello”, añade uno de los creadores de Valhalla.

Otro punto clave es su precio, las botellas de 75 cl van desde los 6,99 a los 11,99 euros según el tipo de Valhalla que quieras adquirir y las cajas de 24 botellines van desde los 59,99 a los 80,99 euros. “No queremos que sea exclusiva, que todo el que quiera pueda sentirse vikingo”. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba