Gourmet

McDonald’s se atreve con con la carne ‘ecológica’ en Europa Central

La cadena estadounidense de comida rápida McDondald's ha lanzado una innovadora campaña en Alemania en la que ofrece, por primera vez, hamburguesas con carne de certificación ecológica. La carne del nuevo producto de McDonald’s no pretende “cambiar el mundo”, sino “la comida del mediodía” de sus clientes, según los términos que publicitan la iniciativa. Ésta, en realidad, tendrá una dimensión limitada. Y es que la cadena de comida rápida que más beneficios genera en el mundo (4.700 millones de dólares en 2014) sólo servirá hamburguesas con la etiqueta ‘bio’ en Alemania por un tiempo muy limitado.

McDonald´s se atreve con con la carne `ecológica´ en Europa Central.
McDonald´s se atreve con con la carne `ecológica´ en Europa Central.

McB es la nueva hamburguesa con carne de etiqueta bio que ofrece McDonald’s desde el pasado 1 de octubre en Alemania. Se sirve con lechuga, cebollas rojas, pepinillos, pan integral y queso holandés edam. No es una casualidad que la apuesta se centre en suelo germano. Alemania es de esos países de Europa en los que está particularmente extendido el consumo de los productos ecológicos. Prueba de ello es, por ejemplo, que prácticamente todas las grandes cadenas de supermercados ofrezcan productos con la etiqueta bio que lucen ahora las nuevas hamburguesas de McDonald’s en Alemania. Por ejemplo, Netto, una de los grandes cadenas de supermercados que venden a precios rebajados, ha desarrollado en esta línea una marca que se llama Bio,Bio con la que pretende, según sus términos, vender “productos ecológicos para todos”.

Steve Easterbroock, CEO de McDonald’s desde marzo de este año, quiere hacer de la cadena una compañía de hamburguesas “moderna y avanzada”, algo que al parecer pasa por ofrecer productos con certificación ecológica. En esta línea, McDonald’s ya daba de beber, por ejemplo, leche bio en sus menús para niños, los Happy Meals. Por otro lado, la compañía estadounidense anunció hace unos meses que de aquí a 2017 dejaría de comprar en Estados Unidos carne de pollos tratados con antibióticos.

Tiempo de cambios

 “McDonald’s está claramente intentando cambiar la percepción de los consumidores”, según ha señalado en declaraciones al popular diario Bild Mark Kalinowski, un analista estadounidense especializado en la industria de la restauración en la firma Janney Capital Markets. En la compañía hay motivos para querer que se observe a McDonald’s de otra manera, como la caída de los beneficios del último año, de un 15%. Algo revela, en este sentido, la campaña de los McB cuando se exclama en ella que es “¡tiempo de cambios!”.

En Alemania, donde McDonald’s cuenta con unas 1.500 filiales, su responsable Holber Beeck ha tenido que defenderse por el mucho tiempo que se ha tomado la compañía en subirse al tren de las hamburguesas ecológicas. En McDonald’s “una hamburguesa con carne ecológica no puede hacerse así como así”, porque “la preparación dura meses”, ya que “tenemos que certificar todos los restaurantes, un proceso que lleva mucho tiempo”, ha explicado Beeck al periódico conservador Die Welt.

Las ‘McB’ se servirán hasta el 18 de noviembre y solo el tiempo dirá si la experiencia se repite.

Las dimensiones industriales de todo cuanto tiene que hacerse en las cocinas del gigante de la comida rápida tienen un precio, que se paga, en este caso, también en tiempo. “Nosotros no necesitamos un par de kilos de carne de buey como la hamburguesería de la esquina, sino unos cuantos cientos de toneladas”, según Beeck. En el caso de las McB, esas cantidades de carne vienen de reses que han pastado y que han sido alimentadas en granjas alemanas y austriacas donde no se utilizan pesticidas.

Ahora bien, este gesto de McDonald’s hacia el mercado de los consumidores de lo bioes sólo un “comienzo”, dicen en la empresa. Sin embargo, puede que esos esfuerzos se queden sólo en una tentativa porque la oferta carne de certificación ecológica de McDonald’s tiene fecha de caducidad. El McB se servirá sólo hasta el 18 de noviembre. En realidad, se trata, “para algunos, de una pequeña revolución”, según los términos de la campaña que publicita estas hamburguesas.

Sólo el tiempo dirá si estamos ante un mero episodio de ecologismo de cara a la galería o ante un auténtico primer esfuerzo en una tarea titánica de llevar los McB a las 36.000 filiales y a los 69 millones de comensales que tiene McDonald’s en todo el mundo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba