Gente

Un juez prohíbe la incineración del cuerpo de José María Ruiz-Mateos

El juez de Primera Instancia número 2 de Pozuelo de Alarcón ha decidido que el cuerpo de José María Ruiz-Mateos no sea incinerado por el momento, tal y como puede adelantar en primicia Marabilias a través de Teresa Bueyes, abogada de la joven Adela Montesdeoca, quien había interpuesto una demanda de paternidad contra el fallecido empresario.

  • Adela Montesdeoca está cada vez más cerca de ser reconocida como hija de José María Ruiz Mateos (Gtres).
    Adela Montesdeoca está cada vez más cerca de ser reconocida como hija de José María Ruiz Mateos (Gtres).
  • José María Ruiz Mateos y su esposa, Teresa Rivero, durante un acto en 2008 (Gtres).
    José María Ruiz Mateos y su esposa, Teresa Rivero, durante un acto en 2008 (Gtres).

Nada más conocer la noticia de la muerte de José María Ruiz-Mateos, la abogada de Adela Montesdeoca, Teresa Bueyes, tomó las medidas oportunas para que se paralizara la incineración del cuerpo del empresario, una decisión sobre los restos del empresario que sólo conocía la familia y el círculo más cercano. Según relata Teresa a Marabilias, “se trata de una decisión acordada por el juez de Primera Instancia número 2 de Pozuelo de Alarcón con el informe favorable del Ministerio Fiscal”.

Un día después de su muerte, Adela y su madre, que llevan luchando con esta causa desde abril de 2014, han recibido la noticia y se encuentran “emocionadas pero tristes porque no se han podido despedir de él”, según explica su abogada. A pesar de que estaba en contacto con Begoña, una de las hijas de Ruiz-Mateos, finalmente “ni ella ni nadie le cogió el teléfono después de que se supiera que el estado de salud era grave”.

Begoña es la única de las hermanas del clan Ruiz-Mateos que había mostrado su predisposición de ayudar a Adela y a hacerse las pruebas en un principio, algo que finalmente no fue así ya que, según la versión de Bueyes, “tenía miedo de sus 12 hermanos”.

Ahora que el empresario ha muerto, sus hijos serán los que tengan que afrontar el proceso judicial de esta reclamación de paternidad. El juicio ya tiene prevista la fecha del próximo 12 de noviembre y según apunta Teresa, “ahora los herederos tiene que subrogarse en la posición que tenía su padre”.

Si las pruebas de ADN resultaran favorables para Adela, la joven tendría que ser incorporada a la envenenada herencia de José María-Ruiz Mateos, un asunto peliagudo para los Ruiz-Mateos Rivero ya que a esto se le suma que el fallecido no tenía buena relación con dos de sus hijos, Javier y Álvaro, que se encuentran cumpliendo prisión. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba