Gente

Arantxa Sánchez Vicario, condenada en el juicio contra sus padres

A pesar de que parecía que habían enterrado el hacha de guerra, la batalla judicial entre Arantxa Sánchez Vicario y sus padres continuaba hasta que este viernes la Justicia ha terminado dando la razón a sus progenitores y condenando a la tenista después de que el juez no haya considerado probado que estos le quitaran 16 millones de euros. 

La justicia condena a Arantxa Sánchez Vicario en el juicio contra sus padres (Gtres).
La justicia condena a Arantxa Sánchez Vicario en el juicio contra sus padres (Gtres).

Nuevo revés judicial para Arantxa Sánchez Vicario en la cruzada que mantiene contra sus padres y su ex abogado. La Justicia andorrana ha decidido que la extenista tendrá que pagar las costas del juicio en el que denunciaba a sus progenitores, al letrado Bonaventura Castellanos y al economista Francisco de Paula Oro por robo del dinero de sus cuentas.

La tenista española, de 44 años, emprendió una batalla judicial hace unos años querellándose contra sus familiares por presuntos delitos de administración desleal y apropiación indebida han prosperado, tanto en Barcelona como en Andorra. Arantxa aseguraba que estaba en la ruina absoluta y reclamaba que le fuera reembolsado un dinero presuntamente sustraído por los denunciados, en los cuales, señalaba, depositó su confianza y el acceso a sus cuentas. Sin embargo en ninguno de los dos sitios ha obtenido ningún éxito ya que el juez no considera probado tal robo de dinero.

De este modo, el Tribunal de Corts de Andorra, el máximo tribunal del país, ha dado la razón a su familia y ha condenado a Arantxa a pagar a su exabogado las costas del juicio. La pequeña de los Sánchez Vicario afirma que ganó 45 millones, entre el tenis y los contratos publicitarios, y que su padre y su ex abogado urdieron una estructura financiera para quitarle su capital. Además aseguraba que más de 16 millones de euros de su fortuna habían volado de sus cuentas corrientes.

Arantxa comenzó su carrera profesional a los 12 años y llegó a ser la número 1 del mundo tras ganar tres veces Roland Garros, una el US Open y recibir el premio Príncipe de Asturias de los Deportes. Una vida llena de éxitos hasta que en el año 2000 comienza una investigación contra ella por fraude fiscal estimada en dos millones de euros en intereses. Después de esto, en el año 2010, decide interponer dos demandas contra sus padres, su exabogado y contra la persona que llevaba sus cuentas.

El entorno de la familia asegura que el padre, aquejado de alzhéimer, cometió errores en la gestión del patrimonio de su hija pero aseguran que jamás hubo la intención de robarla ni de malgastar su dinero.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba