Gente

Diez polémicas para Rocío Carrasco en los momentos previos a su boda

La boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac promete ser el evento de la temporada. ¿Por su interés mediático? También, pero, sobre todo, por el revuelo que se montará en la familia Mohedano para ver quién asiste y quién no. La vida de la hija de Rocío Jurado ha sido siempre una auténtica montaña rusa. ¿Quieren ver qué panorama le espera de aquí al día del enlace? Repasamos su trayectoria en 10 polémicas.

  • La boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac promete ser el evento de la temporada (Foto: Carlos Aranguren).
    La boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac promete ser el evento de la temporada (Foto: Carlos Aranguren).
  • La vida de la hija de Rocío Jurado ha sido siempre una auténtica montaña rusa (Foto: Carlos Aranguren).
    La vida de la hija de Rocío Jurado ha sido siempre una auténtica montaña rusa (Foto: Carlos Aranguren).

No lo esperábamos, pero ha ocurrido. Rocío Carrasco se casa. Sí, seguro que llevan toda la semana pensando que ya estaba casada, al menos, por lo civil, y que esto solo va a ser una confirmación. Pues no. La hija de la más grande lleva quince años al lado de Fidel Albiac, pero hasta ahora no les había pasado por la cabeza lo de formalizar los papeles.

¡Mal! No hay que dejarse llevar por esas supersticiones de que el matrimonio termina con la vida apasionada de los novios, por muchos años que lleven juntos. ¿Y si le pasa algo, Dios no lo quiera? ¿Y si necesitan acreditar que son marido y mujer para cualquier gestión? Hay asuntos que no pueden dejarse al libre albedrío. Y, además, ¿pensaba privarnos de verla, de nuevo, vestida de novia tras el gran hit de su boda con Antonio David?

Pero lo que para cualquier sería 'el día más feliz de su vida', para Rocío va a ser un auténtico quebradero de cabeza. La situación personal y familiar de la ex colaboradora está en el punto de mira. ¿Quién asistirá a la boda? ¿Quién se limitará a ver las fotos en la correspondiente exclusiva? ¿Quién se plantará en el convite sin estar invitado?

Muchos incógnitas y, sobre todo, muchas polémicas. Tantas que hemos pensado en recopilarlas para que nadie se pierda. Total, ¿quién no habla de Rocío Carrasco alrededor de la máquina de café? Tomen nota, que el asunto tiene su complejidad:

¿Irá su hija Rocío Flores? Las ausencias en la boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac van a ser muy pronunciadas. Por una parte, el inevitable recuerdo de los padres de la novia, Rocío Jurado y Pedro Carrasco, presentes en la primera boda y a los que seguro que hay un momento de recuerdo. Y por otra, el más que previsible desplante de Rocío Flores, la hija mayor de Rocío Carrasco y Antonio David, con la que no guarda relación desde que decidiera irse a vivir con su padre. Las manifestaciones públicas, tanto del padre de la criatura como de cualquier que pasara por allí, dejando más que claro que la culpable de todo ha sido la madre, no han cesado desde que se rompiera la relación, así que, o se obra un milagro, o se casará sin la presencia de su hija mayor. ¿No sería bonito enterrar el hacha de guerra?

¿Estará invitado su tío Amador?

Rocío Carrasco no ha dudado, en los últimos tiempos, en dar la cara por la integridad y el buen hacer de su tío Amador Mohedano cuando se le ha cuestionado desde la práctica totalidad de medios dedicados a la crónica social. Tampoco es que se haya partido el pecho, pero sí ha roto su tradicional silencio para tratar de dejar las cosas claras. ¿Y cuál ha sido el premio? Unas incendiarias memorias de Amador en la revista Semana donde dejaba a su sobrina en una posición de lo más incómoda. Ya saben, hay que avivar el fuego para poder seguir facturando. Las memorias pasaron un tanto desapercibidas, pero después de las declaraciones, ¡cómo va a invitarle a la boda!

¿Actuará su tía Rosa Benito?

En el enfrentamiento mediático de Rosa Benito y Amador Mohedano, Rocío Carrasco trató de mantenerse al margen, aunque tampoco ocultó -aunque fuese por boca de otros- su entendimiento ante la situación que había vivido Rosa Benito. Ahora, de ahí a pasar por alto la supuesta intención de su tía de demandarla por una cuestión de reparto de dinero y tierras, hay un paso.

La liebre la hizo saltar Mila Ximénez en Sálvame -¿dónde si no?- y puede que haya sido la puntilla que ha hecho que Rosa se quede fuera de la boda. O puede que Rocío Carrasco dedica olvidarlo todo y contrate a su tía para que cante en la boda. Total, Rosa lleva todo el verano recorriendo España, debe haberse aprendido ya las letras de las canciones...

¿Y su prima Chayo?

Si nosotros fuésemos Rocío Carrasco no invitaríamos a Chayo Mohedano a la boda. ¿Y si se arranca y te hace una versión de Amy Winehouse como la que hizo en ¡Qué tiempo tan feliz!? Chayo es muy de twittearlo todo, muy de irse de la lengua en sus redes sociales y muy de compartir fotos con sus seguidores. Todo un peligro andante para quien pretenden negociar una exclusiva. Rocío sí acudió a la boda de Chayo -con exclusiva mediante-, pero también estaban Rosa y Amador juntos, así que no nos sirve como precedente.

¿Se dejará caer su 'padrastro' Ortega Cano?

Tras la muerte de Rocío Jurado, la relación de Rocío Carrasco con su viudo, José Ortega Cano, ha sido escasa. Y saber que el torero queda de vez en cuando con Antonio David -contado por el propio ex guardia civil- seguro que tampoco le hace mucha gracia. Además, si invita a Ortega Cano, tendrá que invitar también a Ana María Aldón, al bebé, a una niñera por si los padres quieren arrancarse a bailar y a medio Chipiona. Así no se puede. Y eso que no vamos a entrar en el tema 'Ortega Cano cantando' porque somos personas cabales y no queremos devolverles aquella imagen cuando se acerca el fin de semana.

¿Acudirán sus hermanastros Gloria Camina y José Fernando?

A una boda hay que invitar a tus amigos, no a tus peores enemigos. José Fernando y, sobre todo, Gloria Camila, los hijos adoptivos de Rocío Jurado y Ortega Cano, se han despachado a gusto contra Rocío Carrasco. Vamos, Gloria Ca, en cuanto ha tenido un micrófono a tiro, no ha dudado en dejar clara su postura y recrearse en lo de que hace años que no se habla con su hermanastra. No pasa nada, con no invitarles es suficiente. Rocío, no caigas en la tentación. ¿Y si se presentan? ¿Y si se llevan a unas cuantas amistades para reventar el enlace? Una reconciliación seria bonita, pero cuando no puede ser, no puede ser.

¿Y Raquel Mosquera?

Si la presencia de Ortega Cano en la oda es pura fantasía, lo de Raquel Mosquera es ya ciencia ficción. La viuda de Pedro Carrasco siempre había sido muy discreta respecto a su relación con los miembros de la familia del que fue su marido. Pero tras tantos años guardando silencio, decidió lanzarse al ruedo y decir que desde la muerte del boxeador no ha vuelto a ver Rocío Carrasco. ¿No sería una ocasión perfecta para reencontrarse? Raquel podría hacer de peluquera de Rocío y volverle a plantar el moño que ya lució en su boda con Antonio David. De hecho, guardamos la esperanza de que recupere incluso el traje y las uñas postizas. Eso sí sería una boda.

¿Acudirá Terelu acompañada?

Las que no faltarán serán las Campos. Ya estamos imaginando a María Teresa ejerciendo de madrina y a Terelu y Carmen Borrego de damas de honor. Ojalá les adjudiquen unos vestidos rosas con mucho vuelo y mucho volante y un tocado a juego. Ya que Terelu dice que no piensa casarse otra vez, al menos poder verla vestida de madrina. Pero, claro, ¿irá acompañada? Ahí está la gran incógnita del evento. ¿Tendrá nuevo novio? ¿Acudirá con José Valenciano? ¿Con Carlos Pombo? La vida sentimental de la colaboradora es capaz incluso de eclipsar la de una de sus mejores amigas.

¿Dará la exclusiva en el Deluxe?

La renovada amistad entre Rocío Carrasco y Mediaset no puede quedarse en el aire. La hija de la más grande presumirá de enlace en la revista ¡Hola!, eso lo tenemos todos claro, pero, ¿y una entrevista en el Deluxe?

Hace mucho que Rocío no se deja caer por un plató para hablar de su vida y podría ser el momento idóneo. Con la excusa de la boda, podría aprovechar para poner en su sitio a todos los que han hablado de ella a lo largo de estos años. Además, seguro que a Jorge Javier le parecería muy bien, ahora que han intimado gracias a Cámbiame premium, y serviría para que Terelu se sentara en el Deluxe, que a nadie le viene mal llevarse un sueldecito.

¿Sellará la tarjeta del paro antes de la boda?

Si la vida familiar de Rocío Carrasco no pasa por un buen momento, su vida profesional tampoco es que vaya mejor. Después de muchos años alejada de la televisión, la hija de Rocío Jurado decidió retomar su carrera sentándose en Hable con ellas. De entrevistada pasó a copresentadora y, cuando nos quisimos dar cuenta, ya había cancelado el programa.

A los pocos meses, trataron de retomarlo, pero nada, segunda cancelación. Pero Mediaset no iba a dejar pasar la oportunidad y la fichó como embajadora de Cámbiame premium para que se trasladase de pueblo en pueblo organizando sorpresas. Tres semanas duró el programa -y eso que lo llevaba Jorge Javier-. ¿Volverán a confiar en las artes de Rocío Carrasco tres dos hundimientos? ¿La declararán gafe oficial? ¿La terminará rescatando María Teresa Campos como en los viejos tiempos? Menos mal que, al menos, tiene la boda por delante porque con este panorama es para echarse a llorar.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba