Estilo

El tímido acercamiento de la pasarela a las diferencias

Empiezan a romperse las reglas de la pasarela. Poco a poco, conformándonos con acciones puntuales mediáticas. El estereotipo de la modelo de 90-60-90, muchas veces superado por un deseo de que fuesen incluso menores las medidas, empieza a caerse de la misma pasarela con modelos que están resquebrajando los supuestos ideales de belleza. ¿Por qué deben ser todas iguales? ¿Por qué debería interesar a un creador de belleza la soporífera monotonía de un carrusel de mujeres cortadas por el mismo patrón? ¿No juega eso en contra de la misma naturaleza de la moda? Cambio, cambio, cambio. Muerte, resurrección.

Shaun Ross es el primer modelo negro albino (Gtres).
Shaun Ross es el primer modelo negro albino (Gtres).

Etxeberría y Carlos Díez son algunos de los diseñadores del panorama nacional que incluyen en sus desfiles a modelos diferentes habitualmente. Llamó la atención especialmente la aparición en Cibeles del primer modelo negro albino, Shaun Ross. El estadounidense vestía las magníficas creaciones de Roberto Etxeberría por la pasarela madrileña presumiendo de imperfección perfecta.

Solo apto para diseñadores con la personalidad suficiente como para apostar por un puñetazo en la cara de los cánones de la belleza actual, ya ha trabajado para Givenchy y Alexander Mcqueen y ha aparecido en videoclips de Beyoncé, Lana del Rey y Katy Perry, entre otros desde que fue descubierto a los 16 años. Como Shaun, también trabaja en la moda Diandra Forrest, la otra famosa negra albina que ha encontrado en su aspecto (maldito en determinadas partes del mundo) un pasaporte para un privilegiado hueco en este sector.

Chantelle Winnie es otra de las mujeres afroamericanas que está cambiando las normas del juego. Su vitíligo no fue un impedimento para que participase en America’s Next Top Model y comenzase su carrera como modelo profesional. En España la hemos conocido principalmente por su campaña con la marca Desigual, no podían encontrar una mejor modelo para hacer justicia a su filosofía.

Si unas manchas (indeseadas) en la piel no han podido con el futuro de Winnie, tampoco los cientos de tatuajes de Rick Genest. Descubierto en 2011 por -¿quién si no?- Nicola Formichetti (diseñador y estilista de Lady Gaga), este canadiense apodado ‘Zombie boy’ se ha subido a la pasarela para Thierry Mugler, ha participado junto a la cantante en un videoclip, ha protagonizado un anuncio de Dermablend y sigue levantando pasiones e inspirando allá por donde pasa.

Una cuestión de peso

Otra de las vías por las que la moda está abriendo sus puertas a modelos diferentes es la del peso. Las curvies ya no son nada nuevo, lo que aún no ha llegado es su inclusión indiscriminada en los desfiles, conformado colecciones para chicas de diferentes pesos. Los desfiles exclusivos de ‘tallas grandes’ son una realidad y hasta algunas de estas modelos ya tienen fama internacional como es el caso de Robyn Lawley. Ha trabajado para Violeta by Mango y Ralph Lauren, ha posado para portadas de Vogue y Elle en diferentes países y este año ha sido la primera modelo curvy protagonista de la portada de Sports Illustrated.

Otro de los nombres propios de esta legión de modelos diferentes es Andreja Pejic. Nacido hombre, Andrej, comenzó su carrera en la moda destacando por sus características andróginas convirtiéndolo en un modelo que podía trabajar para marcas de moda femenina y masculina. Jean Paul Gaultier, Marc Jacobs y Rosa Clará, entre otras firmas, apostaron por sus facciones y su cuerpo para presentar sus colecciones antes de que, en 2014, anunciase que se había sometido a una reasignación de sexo pasando a ser una de las modelos transexuales más conocidas del planeta y que no deja de firmar contratos. Andreja Pejic es a la moda lo que Laverne Cox a la televisión.

En la pasada pasarela neoyorkina se dio otro paso adelante en este sentido con la primera modelo con síndrome de Down. La aparición de Madeleine Stuart en la pasarela de FTL Moda o en la campaña de la marca de cosméticos Glossigirl es solo el principio de la lucha de esta australiana por demostrar su valía para esta profesión. FTL también llamó la atención mediática en la pasada edición de la New York Fashion Week con sus modelos minusválidas sobre sillas de ruedas.

El mensaje está claro: si todos consumimos moda, todos debemos vernos reflejados y contemplados por ella. Lo que no hay que olvidar es que no todo el mundo puede ser modelo, hay una serie de cualidades como la fotogenia, el estilo a la hora de andar o ese halo de magia de tu rostro que te convierten -pese a enfermedades o potenciales diferencias del canon preestablecido- en un modelo interesante y profesional.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba