Lo bueno de la regata Puig Vela Clàssica Barcelona es la elegante flota de veleros de época que, con sus cubiertas de teca y sus herrajes relucientes como un espejo, atracará del 10 al 13 de julio sobre los pantalanes del Real Club Náutico. Lo mejor, sin embargo, es que los duelos sobre el agua de estos auténticos ferraris de los mares podrán seguirse desde distintos puntos de la ciudad, como el Port Vell o la playa de la Barceloneta, al batirse a menos de una milla de la costa. Todo un espectáculo para sus vecinos y visitantes, que ni siquiera tendrán que embarcarse para admirar sus avances a velocidades de vértigo con todo su velamen desplegado al viento.

La élite de la vela clásica, pocas veces tan al alcance del gran público, se dará cita de nuevo en la Ciudad Condal para la sexta edición de esta regata a la que ya han confirmado asistencia cerca de medio centenar de leyendas de la historia naval.

Allí estará el Manitou, al que Kennedy rebautizó como “la Casa Blanca flotante” al convertirlo en su velero presidencial. O el Moonbeam IV, en el que el príncipe Rainiero y Grace Kelly vivieron su luna de miel, así como el Avel o el gigantesco Créole, en el que respectivamente tripulan y residen durante la temporada de regatas las descendientes del imperio Gucci, cuyo barco arrastra una leyenda negra desde antes incluso de la muerte a bordo, nunca del todo aclarada, de la mujer de otro de sus antiguos propietarios: el armador griego Stavros Niarchos, eterno rival de Onassis.

Entre otras piezas de museo con en ocasiones más de un siglo sobre sus cuadernas participarán también en la regata joyas como el Mariquita, el Mariette, el Malabar X, el Marigold, el Kelpie o el Eilean, actual buque insignia de la marca de relojes Panerai, que patrocina el circuito de vela clásica más prestigioso del mundo.

Dentro de éste se inscribe la X Copa del Rey de Barcos de Época, que tendrá lugar en los campos de regatas de Mahón entre el 27 y el 31 de agosto y en la que por primera vez, junto a otro medio centenar de embarcaciones con pedigrí, contará con la participación de los cuatro veleros de la legendaria Clase FI 15 que todavía siguen navegando: el Lady Anne (1912), el Mariska (1908), el Tuiga (1909) y el Hispania (1909).