Construcciones llenas de historia que esconden inspiraciones para libros, películas o para la creación de leyendas urbanas que crean misterio y que hace ser objetivo principal de turistas de todo el mundo. Que Walt Disney se inspirara en él para sus películas no es ningún secreto. De hecho, el castillo Neuschwansteins en concreto, es más conocido porque Walt Disney se inspiró en él para sus películas infantiles que, por toda la historia que englobó su creación.

En la actualidad, han salido a la luz 8 secretos desconocidos hasta ahora, en torno a este castillo, publicados en Get Your Guide.

1.       Está ubicado en el lugar donde creció el rey Luis II
Los turistas que van a visitar el castillo conocen que el Rey Luis II vivió allí (aunque más adelante contaremos que esto no es del todo cierto), en Hohenschwangau, el castillo medieval de sus padres. Pero lo que no saben, es que el motivo de que se realizara la construcción del castillo Neuschwansteins es porque el rey Luis II pasó su infancia viviendo a los pies de esta colina.

Su sueño, desde pequeño, era crear un castillo encima de la colina, vistas con las que se despertaba cada mañana. Finalmente lo consiguió, aunque sus vivencias allí duraron poco.

2.       Su inspiración tenia nombre propio: Richard Wagner
El músico era fuente de inspiración del rey Luis II, quien se perdía escuchando la melodía de sus canciones e imaginándose las aventuras que el músico habría vivido bajo el embrujo de esa sintonía. Tanto fue así que se convirtió en un fiel seguidor de su ópera y le quiso hacer su ‘pequeño’ homenaje: el castillo esta creado inspirándose en las sagas germánicas del gran compositor de óperas.

3.       El ‘arquitecto’ que la hizo, no era arquitecto
La construcción del castillo era tan compleja y tan poco habitual, que un arquitecto cualquiera no podía realizarlo. La creatividad y la imaginación para construir algo así no eran propias de un arquitecto los cuales son mucho más técnicos. Por ello, el rey Luis II decidió contar para la construcción y diseño de Neuschwanstein con Christian Jank, un escenógrafo de Múnich.

4.       Fue habitado solo 172 días
El rey fue obligado a abdicar a tan solo 172 días de ocupar el castillo y pasar a ser su vivienda oficial a tener que abandonarla. Antes de marcharse definitivamente, al día siguiente de la noticia de que debía abdicar, salió a dar un paseo por la colina donde horas más tarde, se lo encontraron muerto.

5.       La obra no está acabada
La desesperación (y locura, por eso era conocido como ‘El Loco’) del rey era tal que decidió irse a vivir al castillo antes de estar terminado. No es para menos y es que, 300 habitaciones con todo lujo de detalles, requiere mucho tiempo y los escasos 172 días no fueron suficientes.

De hecho, si aún visitas el castillo, se pueden percibir zonas sin construir.

6.       Quería destruir el castillo
Adoraba sus pertenencias tanto que no quería que en su ausencia, nadie pudiera disfrutar de ellas. Por ello, que uno de los puntos más importantes de su testamento fuera que sus construcciones (incluido el castillo), se destruyeran tras su muerte. Obviamente, no hicieron caso a sus plegarias y lo mantuvieron más vivo que nunca.

7.       Foco turístico
Si el Rey Luis II levantara la cabeza, se asustaría muchísimo de ver a los millones de turistas que vistan cada año el castillo y es que, el rey era un hombre solitario que no le gustaba el bullicio y encontró en su colina el lugar perfecto para aislarse.

No respetaron su perdida (ni sus intenciones con la construcción del castillo) y a tan solo siete semanas después de su muerte, abrieron las puertas del castillo al público. Actualmente, es el edificio más fotografiado de Alemania y uno de los destinos turísticos más populares en ese país, con 1,4 millones de visitantes anuales en el año 2013.

8.       Protagonista de videojuegos
El videojuego de estrategia 'Civilization V’ utiliza el castillo de Neuschwanstein como una maravilla en la que poder conseguir bonificaciones. Esta no ha sido su única aparición en pantalla, también lo hizo en las películas ‘Chitty Chitty Bang Bang’ y ‘Spaceballs’, además de en dos temporadas de la serie televisiva ‘The Amazing Race’.