Destinos

La Isla de Ré , los atractivos de la isla que acoge a la Selección española durante la Eurocopa

 Empieza la Eurocopa 2016 y la Selección española ha elegido el mejor lugar posible para concentrarse durante la competición: la isla de Ré. 

  • Dunas y vegetación salvaje en las Islas de Ré
    Dunas y vegetación salvaje en las Islas de Ré
  • Una de las delicias de una visita a Ré es recorrer los mercados
    Una de las delicias de una visita a Ré es recorrer los mercados
  • La isla de Ré, la isla de los famosos
    La isla de Ré, la isla de los famosos
  • Saint-Martin-de-Ré, el pueblo más grande de La isla de Ré
    Saint-Martin-de-Ré, el pueblo más grande de La isla de Ré
  • Una tentación, los mercados de la Isla de Ré, te dan ganas de comprarlo todo
    Una tentación, los mercados de la Isla de Ré, te dan ganas de comprarlo todo
  • El ambiente, el buen tiempo, lo bien conservados que están sus pueblos, la tranquilidad son los encantos para viajar a la Isla de Ré
    El ambiente, el buen tiempo, lo bien conservados que están sus pueblos, la tranquilidad son los encantos para viajar a la Isla de Ré

Se encuentra frente a La Rochelle, en la costa atlántica francesa, a medio camino entre la frontera española y el extremo septentrional de Bretaña. La vuelta entera a la isla se puede hacer en un día pero Ré es uno de esos lugares que invitan a tomarse las cosas con calma y disfrutar de ese indefinible savoir vivre que se respira en la Francia que está alejada de los grandes destinos turísticos.

La isla de los famosos

El ambiente, el buen tiempo, lo bien conservados que están sus pueblos, la tranquilidad y la seguridad con que se vive en una isla, todo ha hecho de Ré un destino vacacional muy apreciado por los ricos y famosos. Actores como Emmanuelle Béart y , Michel Piccoli y políticos como Lionel Jospin eligieron en algún momento Ré para pasar el verano. Charles Aznavour, eligió Portes-en-Ré para su escondite y dedicó alguna canción a la isla.

Saint-Martin-de-Ré

Es la principal población de la isla y uno de esos lugares por donde da gusto pasear sin rumbo. La parte antigua está dentro de las murallas levantadas en el siglo XVII, con un pequeño puerto delicioso. La ciudadela, con sus atalayas y cañoneras, parece preparada para rodar una película de piratas. La iglesia de St-Martin casi parece otra fortaleza. Desde el campanario hay una vista fantástica. 

Playas

Por todas partes hay playas que invitan a bañarse o a tomar el sol. Ré tiene el mismo número de horas de sol que la Costa Azul y hay que aprovecharlo. Muchas de estas playas tienen un toque salvaje, con cinturones de dunas y vegetación salvaje. La costa meridional, abierta al océano, es la que recibe más olas. 

En bicicleta o canoa

La isla es prácticamente llana y tiene más de 100 km de pistas acondicionadas así que es un lugar perfecto para recorrer en bicicleta. Hay diferentes recorridos señalizados, que permiten conocer diferentes aspectos de Ré: la costa, el bosque, las marismas, el campo y la historia. Hay decenas de lugares donde alquilar bicicletas. 

Con niños

Ré es un lugar tranquilo al que se puede viajar perfectamente con niños. Las playas y las bicicletas les tendrán ocupados durante el día, y siempre pueden soñar con aventuras marineras. Cerca del faro de las Ballenas está Arche de Noé – Amazonia, un parque con loros exóticos, un museo de la navegación, aventuras oceanográficas… 

Los mercados

Una de las delicias de una visita a Ré es recorrer los mercados, donde los puestos ofrecen sus productos con ese estilo francés que te dan ganas de comprarlo todo. Si sólo se pueden visitar dos, los más interesantes son el Mercado Medieval —en el puerto de La Flotte, en un edificio con partes del siglo XII— y el Mercado Cubierto —en St-Martin, un festival de sabores y olores: embutidos, quesos, ostras, pescado…—. En julio y agosto hay un mercado nocturno, abierto hasta las 11 de la noche. 

Un helado

La Martinière era el nombre del barco que llevaba a los presidiarios desde esta isla a los penales de la Guyana, en América. Ahora es la heladería más famosa de la isla, un paraíso para los golosos con más de 200 variedades de helados artesanales, además de pasteles de todo tipo. Tiene varios locales pero el más conocido está en el Quai de la Poithevinière, en St-Martin. ¿Quién se resiste a un helado de caramelo y flor de sal? 

Naturaleza

Varios tramos del litoral de la isla están sorprendentemente bien conservados. La bahía de las Ballenas está rodeada de dunas y es un lugar para perderse un buen rato. También hay marismas y salinas, y hay que recordar que la sal de Ré es uno de sus productos más apreciados. Hay que recorrer, a pie o en bicicleta, la reserva natural de Lileau des Niges, donde abundan las aves acuáticas. 

Cerca de Ré

La visita a Ré puede combinarse con la de otros lugares cercanos. Hay que ir a La Rochelle —con su puerto antiguo, el barrio histórico y el extraordinario acuario— y a Rochefort —con su fascinante historia naval, que se refleja en museos y monumentos—. También es recomendable acercarse a las islas de Aix, con sus recuerdos napoleónicos, y Oléron, famosa por sus ostras.

Talasoterapia

Hay varios centros de talasoterapia en la isla de Ré, que ofrecen tratamientos de todo tipo o, simplemente, el mejor descanso.

Direcciones:

Le Richelieu, en La Flotte

- Thalacap, en Ars-en-Ré

- Atalante, en St-Martin. Éste es el elegido por la Selección española como lugar de concentración durante la Eurocopa 2016. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba